"Ataques cibernéticos" contra el estado

Gobierno habla de "terrorismo mediático" desde EEUU

El presidente cubano, Miguel díaz-Canel, en un acto de reivindicación tras las protestas
El presidente cubano, Miguel díaz-Canel, en un acto de reivindicación tras las protestas (foto: ANSA)
12:44, 18 julLA HABANAPor Francisco Forteza

(ANSA) - LA HABANA, 18 LUG - Las autoridades y medios de prensa de Cuba vincularon los disturbios surgidos en el país el 11 de julio con ataques cibernéticos desde el extranjero sobre dependencias del gobierno y estatales, que aumentaron durante y después de las protestas.
    "Por oleadas se producen los intentos de denegación de servicios a los medios de comunicación e instituciones cubanas con presencia en internet" publicó el diario oficial Granma en una nota de fin de semana.
    La conclusión del periódico que es portavoz del gobernante partido comunista es que esas acciones son parte de una "operación político-comunicacional que tiene su centro desde el pasado 5 de julio en Estados Unidos".
    El análisis afirmó que tal operación "aunque no logró su propósito de provocar un masivo estallido social en Cuba, atizó manifestaciones en diversos puntos del país con escenas de violencia y vandalismo".
    El análisis reiteró el rechazo por el gobierno de que las protestas divulgadas mediante videos anónimos por participantes el domingo pasado en varias localidades de la isla hayan sido un estallido social y culpó a "elementos antisociales" de encausarlas hacia una violencia callejera de agresiones con piedras contra la policía, saqueos de supermercados y volcadura de automóviles.
    La reacción gubernamental no excluyó sin embargo reconocer que habrían participado "personas confundidas" o descontentas en las manifestaciones.
    En varias ruedas de prensa y presentaciones y actos públicos en La Habana y el resto del país los gobernantes cubanos expusieron esta semana de manera exhaustiva los fundamentos de los programas que desarrollan en la lucha contra la Covid-19 en medio de rebrotes en la isla y sobre la muy tensa economía, con énfasis en servicios públicos como la electricidad. También detallaron los motivos de los "apagones" de energía eléctrica.
    Fue aprobada pocas horas después de los disturbios una medida que autorizó las importaciones por viajeros de los alimentos y medicamentos que escasean en la isla, sin límites de cantidades ni aranceles impuestas por las leyes y que estará vigente hasta el 31 de diciembre próximo.
    Las autoridades, que no han reconocido cortes ocurridos en el servicio de internet que proporciona el estado en el entorno nacional, subrayaron que las empresas que manejan las plataformas de redes sociales digitales "hacen un misterioso mutis ante reclamos de las autoridades cubanas para que respondan por qué en este caso no han hecho cumplir sus reglas de funcionamiento", publicó Granma.
    Durante la semana que termina el canciller cubano, Bruno Rodríguez, "retó" públicamente a las plataformas como Facebook y Twitter a desmentir que ha habido ataques de "bots y trolls" y que estos provienen de Estados Unidos.
    Un medio digital estatal, Cubadebate, que denunció un ataque cibernético contra su plataforma, divulgó que entre el jueves y viernes pasado "se han registrado 3,5 millones de accesos de atacantes".
    Reveló además direcciones IP que señaló como protagonistas de tal guerra cibernética y las situó en Estados Unidos, Canadá, India, Francia, Reino Unido y Colombia.
    El presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez dijo en un discurso ante una manifestación de apoyo en una zona céntrica de La Habana que "estamos bajo el fuego sofisticado de una ciber-guerra", que identificó además como un "terrorismo mediático".
    El criterio oficial sobre esas acciones es que se hicieron "circular imágenes y noticias falsas" durante las protestas.
    La cancillería, que fue atacada con medios cibernéticos llamó la atención en que "ahora mismo, lo que el mundo está viendo de Cuba es una mentira: un pueblo levantado contra su gobierno y a un gobierno que reprime a su pueblo".
    Un análisis de la prensa estatal estimó, no obstante, que "los intentos por silenciar a los medios e instituciones cubanas han podido neutralizarse, pero responden al mismo guion de manual desestabilizador aplicado en otras partes del mundo".
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en