La escasez también llega a los cigarrillos

Déficit, hay muchos menos que los que se consumen

09:52, 31 julLA HABANARedacción ANSA
(ANSA) - LA HABANA, 31 LUG - Los cubanos "fumadores" recibieron la noticia que existe en el mercado un déficit serio de 24 millones de cajetillas de cigarrillos nacionales, cifra que no alcanzó para un "plan de entrega" oficial a la población previsto en 37 millones, una situación solo feliz para los especuladores, según criterio oficial.
    El plan solo se cumplió en un 34%, explicó a la prensa la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz.
    A causa de la epidemia de Covid-19 y sus repercusiones económicas las autoridades de la isla decidieron en junio pasado comercializar de manera racionada las marcas de cigarrillos nacionales llamadas Criollo, Popular, Aromas y Titanes.
    Ello fue explicado por la titular del área como una manera de contener a acaparadores y revendedores, prácticas que son consideradas por las regulaciones cubanas como delitos y que son sancionados con multas e incluso con penas judiciales en casos extremos.
    Los cigarrillos nacionales tienen una incidencia muy fuerte en el mercado interno. La medicina nacional dedica extensas campañas y medidas públicas para combatir el hábito de fumar, pero algunos sondeos recientes indican que este hábito sigue fuerte en especial entre jóvenes.
    La ministra subrayó que el cigarrillo "no es un producto contenido dentro de la canasta familiar regulada y, por ende, no tiene que distribuirse obligatoriamente todos los meses a los más de 3,8 millones de núcleos (familias NDR) que existen en el país".
    "Este mes, por ejemplo, hubo un incumplimiento significativo de la producción, lo cual agravó la decisión inicial de expender las cajetillas en la red de bodegas, pequeños comercios estatales de barrios.
    La prensa local explicó que los cigarrillos pueden comprarse en el mercado libre de restricciones de racionamiento.
    Ello se debe a que "no toda la población cubana es fumadora".
    Cuando se raciona su venta" se está limitando al fumador y entregando, a quien no fuma, también una cantidad de ese producto".
    Otras fuentes dijeron a ANSA que esa es una peculiaridad que promueve el mercado ilegal del producto cuando cae en manos de "no fumadores" quienes lo venden o simplemente lo canjean por otras mercancías incluyendo alimentos.
    A causa de la escasez en algunas provincias decidieron vender de forma controlada dos cajetillas por persona, mientras que en otros lugares se ha hecho por familias o se ha limitado la venta a mayores de 18 años de edad, subrayó otro funcionario de comercio interior.
    "Ha sido una disposición de carácter territorial, aunque la recomendación desde el organismo (ministerio, NDR) es que su comercialización se realice de forma regulada-controlada para así evitar, en la medida de lo posible, el acaparamiento del producto", agregó.
    En general la pandemia ha agravado la escasez de productos de gran consumo en Cuba, una situación que ha traído medidas gubernamentales diversas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en