La pandemia no da tregua a Cuba

En la provincia Ciego de Avila es "guerra avisada"

Testeos en La Habana
Testeos en La Habana (foto: ANSA)
19:53, 06 agoLA HABANAPor Francisco Forteza

(ANSA) - LA HABANA, 06 AGO - La epidemia de la Covid-19 reina hoy aún en Cuba y en una pequeña provincia de la isla muy afectada, Ciego de Avila, es como "una guerra avisada que no por eso ha dejado de matar".
    "No se oyen los tiros, pero se ven los muertos. Son demasiados" comentó un artículo publicado por Invasor, el diario oficial de ese territorio, donde la incidencia del virus está entre las más graves del país.
    Hoy viernes la isla reportó 75 muertes en general,10 de ellas en Ciego de Avila (centro de la isla), la misma cantidad de decesos reportados hoy en un solo día en La Habana, con más de dos millones de habitantes.
    En la demarcación que tenía alrededor de 120.000 habitantes en 2017 en sus 445 kilómetros cuadrados, desde el día primero de este agosto los contagios han sobrepasado el millar cada día con altas tasas de decesos.
    Desde enero de 2021 hasta el 27 de julio pasado murieron 256 personas en la localidad, situada a más de 420 kilómetros al este de La Habana.
    Según el informe nacional divulgado el viernes los nuevos contagios en Ciego de Ávila en las últimas horas son 1.050.
    El territorio es considerado como de gran complejidad epidemiológica en el país según estimó una autoridad del ministerio de Salud Pública.
    "Cada una hora muere un avileño por COVID-19, al menos eso dicen las estadísticas oficiales y quiero creerlas", subrayó la periodista en su comentario la periodista Ailén Castilla Padrón del periódico Invasor.
    En Cuba con más de 11 millones de habitantes la epidemia que causó además de 75 muertes en un día tras ocurrir más de 90 los dos días anteriores, son 46.079 los infectados actuales de estos 8.886 nuevos casos.
    En términos globales agosto sigue mal. Son 45.556 contagiados en sus primeros cinco días y 414 fallecidos en toda Cuba.
    Esto indica que el mes en curso podría igualar tan pronto como esta semana las estadísticas de junio, el peor lapso mensual de la epidemia cubana hasta que julio tuvo un "pico" que parece inalcanzable con 200.398 enfermos y 1,543 muertes.
    Para Ciego de Ávila y según el artículo consultado, el laberinto epidemiológico parece muy complicado.
    "En cinco horas de espera para lograr un test rápido, y en medio día en busca de un medicamento, se ve y se oye todo lo que un enfermo no necesita", describió la autora del artículo de "Invasor" según su propia experiencia personal.
    "Ciego de Avila es hoy una ola aplastante de contagios que solo unos pocos surfean en la cresta, con síntomas leves y desde la comodidad de su casa", estimó.
    "Al resto le ha tocado bucear en el fondo y esperar por una cama, por el medicamento, por el oxígeno o por la ambulancia, mientras el Sistema de Salud hace malabares para discernir a quién ingresar primero y cómo asistir a los más vulnerables", agregó. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en