¿Otra crisis migratoria con Estados Unidos?

Siempre es posible pero quizá nadie la quiera

16:02, 10 agoLA HABANARedacción ANSA
(ANSA) - LA HABANA, 10 AGO - Cuba advierte con frecuencia a sus habitantes sobre la posibilidad de una nueva crisis migratoria con Estados Unidos, que hoy un especialista consideró posible, recordando a los migrantes ilegales "que el mar no perdona".
    "Estados Unidos propicia la migración irregular desde Cuba con el recrudecimiento del bloqueo en medio de la pandemia de Covid-19, una estrategia con posibles consecuencias negativas para la actual administración" advirtió el abogado José Pertierra, residente en Washington, donde tiene su bufete. Pertierra, nacido en Cuba y experto en temas de inmigración, culpó ante la televisión cubana al gobierno del presidente Joe Biden de "propiciar una crisis" de ese perfil con la isla. En la entrevista concedida al programa Mundo 20/20 de Cubavisión Internacional, el abogado expuso que de esa manera la administración Biden, que "desarrolla un plan para disminuir la llegada de personas mediante la frontera sur, con respecto a la isla caribeña propicia una crisis". Pertierra, conocido por su respaldo a la isla, aseguró que "la Revolución Cubana no se va a caer, pero con su estrategia la actual administración sí puede precipitar una masiva emigración irregular y eso sería un problema para Biden". "Si Biden fuera sensato pensará en mejorar las condiciones de vida de los cubanos para evitar un problema mayor" aseguró el abogado, quien indicó que "están en manos" del mandatario medidas de tipo humanitario y emergentes. De estallar una crisis de este perfil no sería la primera.
    La primera salida ilegal masiva de cubanos hacia Estados Unidos ocurrió en Camarioca, pequeña localidad costera de la provincia de Matanzas, en 1965.
    Pero la más conocida fue la del Mariel, puerto en el occidente cubano, vía por la cual llegaron a las costas de La Florida 125.000 isleños en 1980. En ambas ocasiones Cuba, bajo la dirección de Fidel Castro, eliminó las regulaciones que existían para impedir esos viajes en momentos de grandes tensiones aplicadas por Washington.
    Políticamente de manera interna en ambas ocasiones los problemas estallaron en manos de los gobiernos estadounidenses. Las recientes protestas en Cuba han sido señaladas por el gobierno nacional como "impulsadas" desde Estados Unidos mediante opositores locales, aunque no ha negado la grave situación económica que se vive en la isla que atribuye al bloqueo estadounidense de 60 años y a la aún severa epidemia de la Covid-19. "No creo imposible que ocurra un nuevo éxodo. Ese punto no necesita demostrarse. Las migraciones masivas hacia países como Estados Unidos y otros considerados mas "solventes" que el resto se ven en todo el mundo y siempre constituyen graves problemas políticos en las naciones receptoras reciban a los ilegales o no", según un analista local consultado por ANSA. Observó que el gobierno cubano y la prensa del país "no mantienen un silencio hacia el problema. Consideró que es una posición política actual el "describir en amplios reportajes las tragedias gravísimas que traen esos viajes principalmente para quienes los hacen", agregó. Los titulares abundan en los medios nacionales. "Infierno en el mar" es uno de ellos, que puede leerse en la edición del martes del diario nacional Juventud Rebelde. "Sus rostros develan todavía la prolongada exposición al frío o el esfuerzo físico extremo que tuvieron que soportar, pero lo más duro, lo que marcará sin remedio a los 13 sobrevivientes, entre una veintena de migrantes ilegales que intentaron llegar a Estados Unidos con la tormenta tropical Elsa tras su rastro, son las horrorosas escenas de muerte y desolación que sufrieron", es el primer párrafo del artículo. Los comentarios no agregan críticas o conclusiones políticas o "ideológicas" sobre los motivos de los viajeros pero no escatiman descripciones de las azarosas travesías que terminan con frecuencia en infernales naufragios. "A los migrantes ilegales: recuerden que el mar no perdona", es otro título del mismo periódico.
    "Un nudo en la garganta interrumpe el testimonio del joven capitán Oranis Pérez Burgos mientras narra los episodios que debió enfrentar, junto a su tripulación, para salvar la vida de quienes se lanzan a las aguas en busca de mejor fortuna personal", subrayó otro comentario del diario publicado el 15 de julio último. El gobierno cubano culpa al de Estados Unidos por "incitar" a los potenciales emigrantes ilegales a tratar de irse de Cuba sin antes hacer los trámites correspondientes.
    Las declaraciones oficiales cubanas tratan claramente de desalentar "flujos migratorios, irregulares y desordenados entre ambos países" y subrayan que el incumplimiento por el gobierno en Washington de acuerdos bilaterales vigentes sobre el movimiento de personas en ambas direcciones no evita las pérdidas de vidas humanas. Un medio de prensa local citó a la Guardia Costera de Estados Unidos, en un informe del último año fiscal en el cual señaló que fueron interceptados en el mar 595 cubanos, "una cifra récord si se consideran los 49 de todo 2020 y los 313 de 2019". "En tiempos mejores, en sus relaciones bajo la presidencia de Barack Obama, ambos gobiernos establecieron acuerdos que más que todo pudieran contener tales éxodos, que son muy desfavorables para ambas naciones y para las personas que mueren en el mar en el transcurso de travesías muy peligrosas", estimó el analista consultado por ANSA. "Esos tratados entre dos gobiernos que no han dejado de ser enemigos en más de 60 años con tantas diferencias, contradicciones y amenazas de conflictos bilaterales de por medio no deben haber sido firmados para pasar el tiempo", concluyó. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en