Los Juegos ya están en marcha

Naomi Osaka enciende el pebetero, los Juegos en marcha (foto: ANSA)
17:08, 23 julTOKIORedacción ANSA

    (ANSA) - TOKIO, 24 JUL - Los Juegos Olímpicos de Tokio quedaron formalmente inaugurados hoy con una acotada, pero creativa y emotiva ceremonia a puertas cerradas ante un número limitado de invitados selectos que rindió homenaje a las víctimas de Covid-19 en todo el mundo.
    "Declaro abiertos los Juegos Olímpicos de Tokio", fue la frase habitual con la que el emperador japonés Naruhito decretó la apertura oficial de la cita tras el discurso inaugural de Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI).
    "Bienvenidos a Tokio. Hoy es un momento distinto al que habíamos imaginado, pero aquí estamos", celebró el dirigente alemán en referencia a la postergación de una ceremonia que debió esperar un año como consecuencia de la pandemia.
    "Los atletas hoy conviven una vez más bajo un mismo techo y ese es el poder de la unión, de la paz y de la resilencia del deporte", agregó Bach, tras un breve discurso de bienvenida pronunciado por Seiko Hasimoto, presidenta del Comité Organizador.
    "Quiero expresar mi agradecimiento a los atletas, organizadores y voluntarios por el descomunal esfuerzo y el inmenso trabajo realizado para traer los Juegos de regreso a Tokio", completó.
    "Gracias a los héroes que ayudaron a contener la pandemia, a todos los que enfrentaron este enorme desafío y a los atletas por no haber renunciado nunca a su sueño olímpico", acotó.
    "Ellos nos inspiraron a luchar para que este momento sea posible y esta comunidad olímpica los abraza", completó Bach al destacar que la pandemia de Covid-19 "nos enseñó una lección que no es otra que comprender que necesitamos más solidaridad, más respeto y más inclusión".
    El lema olímpico "más rápido, más alto y más fuerte "se multiplicará si estamos juntos y será la luz al final del túnel de una pandemia que nos distanció", agregó.
    "Los Juegos hoy vuelven a unirnos", completó Bach antes del breve discurso del emperador Naruhito tras el cual fue izada la bandera olímpica que desde hoy flamea junto a la de Japón.
    Escena que dio paso a un espectáculo en el que sobresalió el ingenio con la ayuda de la tecnología al realizar un repaso de los pictogramas que identificaron desde aquellos Juegos de Tokio de 1964 hasta los de hoy, con una asombrosa muestra de creatividad que mezcló imágenes digitales con actores en vivo.
    La bienvenida continuó con imágenes de los sitios más emblemáticos del país iluminándose uno tras otro en la misma coreografía, que incluyó también una perfomance de teatro kabuki acompañada por la música de jazz interpretada en piano previo al ingreso de la antorcha olímpica.
    Antorcha cuyo periplo se vio acotado por efecto de la pandemia y fue repasado en imágenes en pantallas gigantes desde su arribo a Japón el 9 de julio.
    Con música de Queen (Teo Torriate, tema que Freddie Mercury interpretó mezclando el inglés con el japonés) que luego dio paso al Bolero de Ravel, los últimos estafetas (incluidos un médico, una enfermera y un grupo de estudiantes destacados de todo el país) portaron la llama en los últimos metros.
    Y fue la tenista japonesa de padre haitiano, Naomi Osaka, ex número uno del mundo, la encargada de encender finalmente el pebetero que arderá durante toda la cita olímpica, develando un misterio que se mantuvo hasta el último momento.
    Un momento mágico coronado con un espectáculo de fuegos artificiales que puso el broche de oro en una acotada, pero emotiva ceremonia.
    Los presentes guardaron un respetuoso minuto de silencio al recordar a las víctimas de la pandemia en e Estadio Olímpico, construido para albergar la edición que Tokio organizó en 1964 y con capacidad para 68 mil espectadores, que lucía semivacío hoy como consecuencia de las restricciones.
    La emergencia sanitaria se tradujo en un fuerte rechazo de la población local a la celebración de la cita y se reflejó en las protestas efectuadas por un centenar de manifestantes en las adyacencias del estadio.
    La ceremonia inaugural continuó con el tradicional desfile de las delegaciones que representan a 205 países (a las que se suma el equipo de refugiados) en 33 disciplinas, algunas de las cuales hacen su estreno en esta edición.
    Un total de 11.025 atletas desfilaron encabezados por Grecia, cuna de los Juegos Olímpicos, que serán los de mayor participación femenina de la historia alcanzando un 49 por ciento del total en la que aspira a ser la edición de la inclusión y la diversidad.
    Igualdad de género que buscó reflejarse también en la ceremonia de apertura con un abanderado y una abanderada, excepción hecha por una veintena de delegaciones que desfilaron con sólo uno de ellos.
    "A todos los Comités Olímpicos nacionales se les permitió presentar una abanderada y un abanderado, aunque algunos no pudieron aprovechar esta ocasión debido a la complejidad del viaje y a las restricciones", explicó el COI.
    Entre las excepciones se destacaron Libia, Etiopía, Yemen, Omán, Emiratos Arabes Unidos, Bangladesh, Gibuti, Brunei, Mali, Samoa y Trinidad & Tobago.
    Los barbijos que lucían las delegaciones durante el desfile fueron otra postal de esta ceremonia en los Juegos que pretenden convertirse en una luz de esperanza para una humanidad golpeada por el virus.
    En este caso, las excepciones fueron las delegaciones de Tayikistán y Kirguistán, que decidieron marchar a cara descubierta desafiando el protocolo sanitario.
    Entre los personajes ilustres que enviaron su mensaje a la distancia mediante videos se destacó el bangladesí Muhammad Yunus, economista y líder social galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2006 por impulsar el microcrédito, quien pidió luchar contra la pobreza en el mundo.
    El presidente de Francia, Emmanuel Macron, único jefe de Estado del G7 presente en la ceremonia, destacó que su país "ya se está preparando para albergar los Juegos de París 2024".
    "Debemos aprender a convivir con el virus y sobre todo apelar al espíritu olímpico en este período en el que es particularmente vital apostar a sus valores de cooperación y solidaridad", destacó.
    También los Juegos deberán apelar a ese espíritu para salir adelante tras confirmarse hoy que otras 19 personas vinculadas con la cita resultaron positivas, tres de ellas atletas alojados en la Villa Olímpica, una situación que obliga a mantener la guardia en alto. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en