El atletismo irrumpe en escena

Primer oro del atletismo fue para Barega (foto: ANSA)
17:19, 30 julTOKIORedacción ANSA

   (ANSA) - TOKIO, 30 JUL - El atletismo irrumpió hoy en escena y la disciplina olímpica reina consagró a su primer vencedor: Selemon Barega, ganador de los 10 mil metros masculinos que logró la primera medalla en estos Juegos para Etiopía y recuperó la gloria para su país en esta competencia.
Barega, de 21 años, reconquistó el oro con un tiempo de 27 minutos, 43 segundos y 22 centésimas tras acelerar su ritmo de carrera en la última vuelta a la pista y relegando a los ugandeses Joshua Cheptegei (27'43"63) y Jacob Kiplimo (27'43"88), plata y bronce, respectivamente.
Así quedó conformado el primer podio del atletismo en Tokio que vio a Barega ocupando el trono que dejó vacante el británico de origen somalí Mohamed Farah, bicampeón olímpico en Londres 2012 y Río 2016 que no logró clasificarse esta vez para la cita.
Barega lo sucede y recupera un cetro que le perteneció a los también etíopes Haile Gebrselassie (oro en Atlanta 96 y en Sydney 2000) y a Kenenisa Bekele (bicampeón en Atenas 2004 y en Pekín 2008).
Si bien su tiempo estuvo lejos del récord mundial de Cheptegei (26'11"00 vigente desde 2000) y del olímpico, establecido en los Juegos de Pekín 2008 por Bekele (27'01"17) le bastó para colgarse la dorada del cuello.
"Quiero hacer historia como mis compatriotas y espero lograr algo más en estos Juegos", comentó el flamante campeón que tiene previsto competir también en los 5 mil metros, distancia en la que consiguió un subcampeonato mundial en 2019.
Decepcionado lucía Cheptegei, que venía de batir el récord mundial en octubre y llegaba como favorito; "Estaba un poco presionado porque nunca antes había ganado una medalla olímpica", explicó.
"Debido a las lesiones que padecí en un momento llegué a pensar en no competir en estos Juegos y esperar hasta la próxima temporada. Por suerte decidí venir y ahora tengo una medalla de plata", completó el ugandés.
La táctica de Barega dio por tierra con los planes de Chepegei, que compitió con un calzado revolucionario similar al que mucho dio y dará que hablar en estos Juegos, y de Kiplimo.
Calzado al que se refirió también en su momento el ganador de ocho oros olímpicos en 100 y 200 metros Usain Bolt, al considerar injusto que sus récord mundiales puedan ser mejorados con la ayuda de una la tecnología.
La ausencia del "Rayo", que se retiró tras disputar el Mundial de Londres en 2017, le quitó algo de brillo a las competencias de atletismo en las que solía acaparar las miradas y las cámaras con su reconocido histrionismo.
Hoy, el jamaiquino seguramente se habrá prendido a la televisión para ver competir a sus compatriotas Shelly Ann Fraser-Pryce y Elaine Thompson-Herah que superaron con holgura sus series clasificatorias rumbo a las semifinales.
Fraser-Pryce, que pretende recuperar el oro olímpico logrado en Pekín 2008 y Londres 2012, completó los 100 metros en 10,84 segundos, en tanto que Thompson-Herah lo hizo con un crono de 10,82 segundos.
La más veloz de todas fue la marfileña Marie-José Ta Lou, quien completó la distancia en 10,78, mejoró su marca personal y avanzó a la semifinal de la prueba reina en la que el récord olímpico y mundial pertenece desde hace décadas a la estadounidense Florence Griffith Joyner (10,62 y 10,49 en cada caso).
Habrá que ver qué sucede mañana en las semifinales y en la final de la prueba en la que siete de las 54 participantes mejoraron sus propias marcas, como la británica Daryll Neita, que corrió los 100 metros en 10,96 segundos.
La nota de la primera jornada de atletismo, además de Barega resultó ser la descalificación del equipo estadounidense de relevos 4x400 metros mixtos por una mala cesión del testigo.
En los 400 metros con obstáculos, no desentonaron el noruego Karsten Warholm, poseedor del récord mundial, ni el estadounidense Rai Benjamin, ganadores de sus respectivas series con tiempos de 48,65 y 48,60 segundos, respectivamente.
Entre las favoritas al oro, la venezolana Yulimar Rojas se metió en la final de salto triple en su primer intento con una marca de 14,77 metros, mientras que la colombiana Caterine Ibargüen, campeona olímpica en Río 2016, lo logró en el tercero con un salto de 14,37 metros en la misma serie en la que la española Ana Peletero finalizó segunda con 14,62 metros.
Clasificadas a la final de esa disciplina también Thea Lanfond, de Dominica (14,60), la portuguesa Patricia Mamona (14,54), la cubana Liadagmis Povea (14,50) y la jamaiquina Shanieka Ricketts (14,43).
En salto en alto, el italiano Gianmarco Tamberi conquistó el pasaje a la final del domingo con una marca de 2,28 metros que estuvo por debajo de su mejor marca persona (2,39) y de su mejor salto de la temporada (2,35), pero le bastó para avanzar.
Tamberi, que quedó marginado de los Juegos de Río 2016 por grave lesión en la rodilla, prometió "una noche mágica" para el domingo después del calvario que debió atravesar.
"Pasé por el infierno y ahora sólo quiero disfrutar", afirmó el atleta "azzurro", quien tras superar el corte con algo de angustia tras su último salto gritó: "Mamma mia, que espanto".
Uno de los favoritos en salto en alto es el estadounidense Juvaughn Harrison, quien también se instaló en la final con una marca de 2,28 metros y mañana buscará hacerlo además en la de salto en largo.
Mañana, además, se disputarán las primeras series eliminatorias en los 100 metros masculinos, disciplina que tiene a varios candidatos, entre ellos Trayvon Bromell, lesionado en la pasada edición de los Juegos.
También lo son los estadounidenses Ronnie Baker, Fred Kerkey, Noah Lyles (campeón mundial en los 200 metros), junto con el canadiense Andre De Grasse, el local Ryota Yamagata y el sudafricano Akani Simbine.
Será previo a las semifinales femeninas en la misma distancia buscando el pasaje a la final por el oro que cerrará una jornada en la que también habrá medallas en lanzamiento de disco masculino y en relevos mixtos 4x400 metros. (ANSA).

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en