Preocupa adicción a remesas familiares

Nuevo récord compensa la caída en las inversiones en México

17:17, 06 julCIUDAD DE MEXICORedacción ANSA
(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 06 LUG - Las remesas familiares en México en mayo rompieron, como se esperaba, un nuevo récord y parecen imparables en su tendencia alcista, pero para los especialistas la noticia tiene su lado oscuro por cuanto el país se ha vuelto adicto a estos ingresos. Durante mayo, el país recibió 4.514 millones principalmente de parte de los mexicanos que viven en Estados Unidos, un aumento de 31% a nivel anual, y en los primeros cinco meses del año la cifra trepó a 19.178 millones de dólares, de acuerdo con el Banco de México (Banxico, central).
    El incremento hacia los cielos de la llegada de divisas de los mexicanos que trabajan duro en diversos sectores en la economía estadounidense contrasta con la caída anual de 6% promedio desde 2010, en la inversión pública en el país.
    La suspensión en la construcción de un nuevo aeropuerto en la capital y la cancelación de algunos proyectos energéticos representaron un duro golpe a la inversión privada interna, de acuerdo con un reporte del Banco de la Reserva Federal de Dallas, Texas, Estados Unidos.
    La inversión privada había comenzado el rezago en la inversión pública, sobre todo para infraestructura física e investigación y desarrollo, pero todo ello comenzó a disminuir a partir de 2018, hizo notar el informe.
    Las remesas representan un "bálsamo" para las familias más pobres, que sufrieron lo indecible durante la pandemia, pero al mismo tiempo permitirían al país mantener un buen nivel de crecimiento económico, pronosticado este año del 6%, luego del desplome del 8,5% en 2020, la peor caída desde 1931. El año pasado, en el período más amargo de la pandemia de Covid-19, México recibió 40.607 millones de dólares por envíos de dinero de los migrantes a sus familias, contra 36.439 millones de 2019, y crecieron 11,4%, según el Banxico.
    Los especialistas están sorprendidos de que la contracción de la actividad y el empleo en Estados Unidos no haya afectado los envíos de dinero hacia México.
    Las remesas totales equivalen al 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB) de México y son ya una de las primeras fuentes de divisas para el país, rebasando al turismo, que apenas se repone de un año desastroso por la crisis sanitaria.
    Las remesas enviadas por los connacionales al país durante mayo sumaron 4.514 millones de dólares, una cifra histórica, la más alta registrada en un mismo mes desde 1995, cuando se comenzó a llevar este registro.
    De acuerdo con analistas financieros, mayo es considerado el de mayor recepción de remesas cada año, debido a la celebración del Día de las Madres, pero este año rebasó las expectativas de los expertos.
    Las transferencias electrónicas fueron el método de envío de dinero preferido por los mexicanos, creciendo en la perspectiva anual de enero a mayo 22,16%.
    La remesa promedio captada en mayo fue de 366 dólares, monto mayor que el recibido en abril de 375 dólares.
    El presidente mexicano, Andrés López Obrador, reconoció el envío de remesas de los migrantes radicados en Estados Unidos y dijo que evitaron una crisis de consumo en el país.
    Sin embargo, no todo es color de rosa en el "boom" de las remesas, que en los últimos nueve años crecieron 84,4%, pues detrás de ello subyace el riesgo de que México se acostumbre a ingresos que podrían fluctuar de un momento a otro.
    Se estima que alrededor de siete millones de hogares en México reciben este dinero que cae como "maná del cielo" para muchas familias que viven en la pobreza en algunas zonas rurales del país.
    Salvador Bonilla, del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) en un estudio titulado "Migración internacional, remesas e inclusión financiera.
    El caso de México", revela que, en 27% de los hogares se trata del principal ingreso de la familia en México y en otro 41% es muy importante. Por lo tanto, "la economía mexicana se está volviendo cada vez más dependiente de las remesas, ya que, sin los flujos de los paisanos, millones de familias tendrían un golpe muy severo a sus finanzas y el consumo global de nuestra economía se vería abatido", señaló el economista Enrique Quintana. México es el tercer más importante receptor de remesas en el mundo, detrás de La India y China. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en