CEPAL sube dato crecimiento a 5,2%

LA expansión no alcanzará para revertir caída de 6,8% durante 2020

Alicia Bárcena secretaria ejecutiva de CEPAL
Alicia Bárcena secretaria ejecutiva de CEPAL (foto: ANSA)
18:57, 08 julSANTIAGO DE CHILERedacción ANSA

(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 08 LUG - La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL) elevó su proyección de crecimiento regional para este año a 5,2% y para 2022 de 2,9%, lo que implica una desaceleración respecto del rebote de 2021.
    El organismo alerto que el rebote de este año no asegura una expansión sostenida luego de la profunda contracción de 6,8% durante 2020 a raíz de las estrictas medidas de confinamiento producto de la pandemia mundial de Covid-19.
    El informe titulado "La paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe. Crecimiento con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza, poca inversión y baja productividad" advierte que los impactos sociales de la crisis se agudizan y se prolongarán durante la recuperación.
    La Secretaria ejecutiva del organismo de Naciones Unidas, Alicia Bárcena, urgió a los gobiernos a mantener las políticas de transferencias de emergencia para fortalecer una reactivación que sea sostenible en el tiempo, más justa, igualitaria y amigable con el medio ambiente.
    "Necesitamos políticas para una recuperación transformadora con énfasis en la inversión. Políticas industriales y tecnológicas para impulsar el crecimiento de sectores más intensivos en tecnología y generadores de empleos de calidad.
    Reestructurar los sistemas de salud y educación", mencionó.
    Apuntó que se deben "sostener las transferencias, universalizar un ingreso básico de emergencia, implementar bonos contra el hambre, asegurar el acceso a una canasta básica digital, fortalecer el apoyo a las mipymes. Impulsar políticas transversales y sectoriales para avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo".
    Según la CEPAL, nada permite anticipar que la dinámica de bajo crecimiento previo a 2020 vaya a cambiar. Los problemas estructurales que limitaban el crecimiento de la región antes de la pandemia se agudizaron y repercutirán negativamente en la recuperación de la actividad económica y los mercados laborales más allá del repunte del crecimiento de 2021 y 2022. En términos de ingresos per cápita, la región continúa en una trayectoria que conduce a una década perdida.
    El documento explica que la tasa de crecimiento actual no es sostenible y existe un riesgo de retorno a trayectorias mediocres, con insuficiente inversión y empleo, y mayor deterioro ambiental.
    Añadió que la crisis derivada de la pandemia ha aumentado la desigualdad y la pobreza, afectando principalmente a las mujeres, escolares y personas mayores.
    Además, observó, la pandemia llegó en un momento donde la región estaba estancada, sin enfrentar la crisis de largo plazo de la inversión, el empleo y la diversificación productiva sostenible.
    El informe reconoce, no obstante, que las medidas fiscales adoptadas por los países han sido importantes, pero insuficientes en monto y duración.
    De la crisis sanitaria, resumió que la región acumulaba al 30 de junio más de 1.260.000 muertos por causa del Covid-19 (32% del total mundial, pese a que su población representa el 8,4% a nivel global) y muestra grandes brechas en la vacunación respecto a los países desarrollados. Para cerrarlas se requiere cooperación e integración.
    En América Latina y el Caribe (30 países) el porcentaje de la población total con esquema de vacunación completo llega a solo 13,6%, mientras que en la Unión Europea es de 34,9% y en América del Norte 46,3%.
    La tasa de pobreza extrema habría alcanzado en el último año al 12,5% y la pobreza el 33,7%. Las transferencias de emergencia a los sectores más vulnerables permitieron atenuar el alza de la pobreza en la región en 2020, aunque de igual forma pasó de 189 millones en 2019 a 209 millones pudiendo haber sido de 230 millones. La extrema pobreza pasó de 70 millones en 2019 a 78 millones pudiendo haber sido 98 millones.
    Las transferencias beneficiaron a 326 millones de personas, el 49,4% de la población. Sin embargo, la desigualdad en la distribución del ingreso aumentó (2,9% del índice de Gini).
    Mientras la inseguridad alimentaria moderada o grave alcanzó a 40,4% de la población en 2020, 6,5 puntos porcentuales más que en 2019. Esto significa que hubo 44 millones de personas más en inseguridad alimentaria moderada o grave en la región, y 21 millones pasaron a sufrir inseguridad alimentaria grave.
    En el período enero-abril de 2021, 20 países anunciaron o extendieron transferencias de emergencia por 10 mil millones de dólares (0,26% del PIB de 2020). De mantenerse este nivel de gasto en los restantes ocho meses de 2021, el gasto en transferencias anual sería de solo 0,78% del PIB de 2020, es decir, la mitad del gasto de 2020: 1,55% del PIB. De esta forma la cobertura sería mucho menor y alcanzaría a 60 millones de hogares (231 millones de personas y 29% de la población, comparado con los 326 millones y 49,4% de la población alcanzada en 2020). (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en