El lago más grande de México renace

Torrenciales lluvias dan nuevo respiro a este cuerpo acuático

El lago de Chapala renace. Se repuebla su ecosistema gracias a las lluvias
El lago de Chapala renace. Se repuebla su ecosistema gracias a las lluvias (foto: ANSA)
12:31, 09 octCIUDAD DE MEXICOPor Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 08 OTT - El Lago de Chapala, el más grande de México, ubicado en el occidental estado de Jalisco, declarado muerto hace 8 años, revivió con las abundantes lluvias de la última temporada que está por concluir, lo que ha permitido el regreso del turismo y la repoblación de especies que forman parte de su ecosistema.
    En 2013, el más importante cuerpo de agua del país contaba con menos de la mitad de líquido en casi 80 años, por al aumento de las actividades humanas, la sobreexplotación de agua para consumo humano, la descarga de residuos sólidos y la agricultura.
    El lago de Chapala, que en lengua náhuatl significa "lugar de ollas pequeñas", es la más importante fuente de suministro de este recurso para Guadalajara, la segunda ciudad del país y su zona metropolitana, pero diversos factores la han convertido en un páramo yermo desolado, de grandes grietas, que podría ser atravesado en algunas zonas a pie.
    La muerte lenta de este territorio lacustre, en cuyas márgenes se encuentra la localidad de Ajijic, que alberga a unos 10.000 retirados de Estados Unidos, lo que le convierte en una de las más importantes comunidades de jubilados de ese país, se venía cantando desde hace varios lustros.
    Sin embargo, con las tormentas caudalosas de la temporada, que han provocado grandes estragos en distintas partes del país, pero también han logrado recuperarse a la mayor parte de los embalses de México, sobrevino la resurrección del Lago de Chapala, estado de Jalisco y renovó la esperanza de que sobreviva por muchos años más.
    Solo en este mes, el nivel del agua se recuperó 15 centímetros, lo que representa un ingreso de 166 millones de metros cúbicos, que podrían llenar casi 50.000 piscinas olímpicas.
    Aun así, el lago se encuentra al 70% de su capacidad, 3% más que el año pasado, lo que hace aumentar el optimismo sobre el futuro de este paraíso.
    Sin embargo, en 2013, se hallaba en un 42% y especialistas habían lanzado un llamado para rescatarlo y evitar su muerte definitiva, advirtiendo sobre la necesidad de dejar de usarlo como fuente de abastecimiento de agua y a evitar arrojar desechos y "administrar el líquido" disponible.
    "Este es un ecosistema muy importante y si ya no hay vida en él, tampoco habrá agua ni sustento económico para los pescadores que trabajan ahí", alertó la investigadora Ruth Villanueva, investigadora del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
    La experta, apoyada por su equipo de trabajo, ha dedicado algunos años a estudiar las variaciones en las dimensiones del lago, que a la par de las actividades humanas, ha sufrido una reducción considerable de sus niveles a causa de las altas temperaturas en esta región del estado de Jalisco.
    Al superar los 43 grados centígrados, el calor hace que se evaporen hasta 900 millones de metros cúbicos de agua al año, dicen los especialistas.
    El Lago de Chapala, que cuenta con una extensión de 114.000 hectáreas, se ubica en la frontera de los estados de Jalisco (que abarca 86% de su superficie) y Michoacán (14%) y comenzó a formarse hace 50 millones de años por movimientos tectónicos. A principios del siglo XX, era mucho más grande, pero hacendados de la región decidieron secar algunas porciones porque sus propiedades se inundaban, y también porque querían aprovecharlo para sus cultivos o pastoreo de ganado, debido a que se trataba de tierras muy fértiles.
    El lago no solo es una fuente vital para saciar la sed de los habitantes de las cercanías, y un imán turístico, sino también es un amortiguador del clima pues si no existiera el clima de Guadalajara sería de tipo semiárido y no templado.
    Según el investigador Ignacio Íñiguez los derrames de productos químicos y el crecimiento de la plaga del lirio acuático impactó negativamente sobre la zona y provocó la extinción de 10 de sus 29 especies nativas de peces.
    Sin embargo, en los años 80 la Sociedad Pro-Defensa del Lago y organizaciones de agricultores afectados por la contaminación comenzaron una lucha por la protección y rescate de esta joya ambiental y todavía se ignora por cuanto tiempo prevalecerá sobre los riesgos que amenazan su futuro. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en