Sentencia de muerte para palmeras en la capital

En dos años se extinguirán estos seres que engalanan metrópolí

Sentencia de muerte para palmeras en la capital mexicana
Sentencia de muerte para palmeras en la capital mexicana (foto: Ansa)
22:12, 10 octCIUDAD DE MEXICORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 10 OTT - La mayoría de las populares palmeras, que adornan puntos clave de la capital mexicana, sobre todo una de las rotondas del emblemático y céntrico Paseo de la Reforma, desaparecerían en un plazo máximo de un año debido a una plaga llamada "Amarillamiento Letal del Cocotero".
    Esta es el lúgubre vaticinio de los especialistas en temas ambientales, los cuales alertan que el "fitoplasma" o parásito de las plantas que ataca a las más importantes especies de estos esbeltos y majestuosos seres del mundo vegetal, está arrasando con todas ellas como lo hizo antes en La Florida y otras zonas del mundo.
    Abel Plascencia, gerente de sanidad de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), señaló al diario local Excélsior que los tipos más abundantes de palmeras en la Ciudad de México son las más susceptibles a la enfermedad, como la Palma Canaria, la Datilera Enana, la Palmera Pindó y la Palmera de Abanico.
    Actualmente están enfermos tres de cuatro ejemplares en las 16 alcaldías en que se divide la capital, incluida la emblemática Glorieta de la Palma, en Paseo de la Reforma, que pertenece a la especie más común, Phoenix canariensis, traída a mediados del siglo XX a la capital mexicana.
    "A este ritmo en el que vamos, en un par de años ya no tendríamos palmeras de estas especies que son las más comunes en la Ciudad de México. Eso es casi seguro", señaló el funcionario y experto al emitir esta sentencia de muerte.
    A esta plaga de las palmeras se suman otra larga lista de insectos, gusanos, parásitos, hongos, bacterias y virus, que se están propagando y atacan sin misericordia los árboles de la capital, entre las cuales sobresale el llamado "muérdago", que suele tener una connotación romántica, pero es una especie funesta para el ambiente.
    Según algunas creencias en occidente, aquella mujer que recibe un beso bajo el muérdago en Nochebuena, encontrará el amor que busca o conservará el que ya tiene y si las personas que se ubican debajo ya son una pareja, serán bendecidos con fertilidad.
    Sin embargo, el muérdago en México ahora es sinónimo de muerte, pues se trata de una especie de planta parásita que llega en forma de una semilla a la corteza del árbol, crece y se alimenta de la savia y otros nutrientes de su anfitrión hasta que lo seca, según Heliot Zarza, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
    El muérdago viaja a través de las aves, que transportan su semilla de un lado a otro y no hay árbol que esté a salvo, por lo que los biólogos recomiendan un plan para exterminarlo en toda el área metropolitana.
    En torno a las palmeras, Víctor Cibrián, del Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas, detectó la aparición del "amarillamiento" en 2015, tras realizar un exhaustivo estudio en el que analizó 3.210 ejemplares en la alcaldía Miguel Hidalgo, que abarca algunos barrios exclusivos de la urbe.
    La plaga surgió en Asia y después llegó a Estados Unidos, pero ha causado grandes estragos en todos los lugares donde ha aparecido.
    "No es un problema nuevo, pero las especies que había atacado era la palma de coco a otra altura sobre el nivel del mar, lo que cambió con el aumento de la temperatura", pues ahora, por primera vez debido al cambio climático global, ataca a esta especie a 2,240 metros de altura.
    Plascencia explicó que el vector del fitoplasma es un insecto, una suerte de saltamontes o grillo, muy común en el césped, que va infectando las palmeras hasta causarles la muerte pues se alimenta de sus hojas cuando llega a su estado adulto.
    La mala noticia es que no existe ningún remedio contra este azote, ni siquiera el antibiótico llamado "oxitetraciclina", que está aplicando el gobierno de la ciudad y que sólo prolonga la sobrevida de las palmeras por seis meses.
    Plascencia recomendó sustituir paulatinamente las palmeras, que le dan un toque de elegancia a muchas calles y avenidas de la urbe, por otras especies arbóreas, porque son fuente de infección, antes de que las pocas que están sanas corran la misma suerte.
    Sin embargo, la Secretaría de Medio Ambiente de la capital reaccionó con una actitud de negación y dijo que "no hay evidencia" del parásito en las palmeras de las principales municipalidades de la metrópoli al señalar que la mortalidad ocurre desde 2011, pero que la principal causa es la existencia de un hongo en el suelo. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en