Tesoro artístico cambia de manos

El Citi traspasa miles de obras de notables como Frida Khalo

"Autorretrato", de Frida Khalo. Varias obras de la autora en el patrimonio del Citigroup (foto: ANSA)
18:33, 15 eneCIUDAD DE MEXICOPor Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 14 GEN - Al menos 4.000 obras pictóricas y majestuosos edificios históricos de incuantificable valor, cambiarán de manos con la recién anunciada venta de la filial de Citigroup, Banamex, uno de los bancos más antiguos de México y el tercero más grande del sistema financiero nacional.
    La pregunta que expertos en el mundo del arte se hacen estos días es a donde irá a parar el codiciado tesoro de esta entidad crediticia fundada en 1884, propiedad del gigante estadounidense desde apenas hace dos décadas, el cual constituye una de las más valiosas colecciones privadas de México. Lo que sí dan por seguro los expertos es que, a diferencia de la transferencia de los activos propiamente financieros del grupo financiero, que llevaría unos dos meses, la venta de sus bienes culturales, que podrían representar hasta 9% de sus ingresos anuales, no será "de terciopelo" e inclusive puede ser complicada y demorar años.
    "La gran interrogante que surge de esta desinversión es si el patrimonio artístico se puede vender y si el gobierno lo va a autorizar", señalo el analista financiero Darío Celis, quien dijo que la razón de la demora previsible del proceso es que "estamos hablando de marcas, derechos de autor, franquicias, dominios de internet y patrimonio cultural".
    Entre las "joyas" en poder de Citibanamex, un conglomerado valuado entre 12.500 y 15.500 millones de dólares, figura el Palacio de Iturbide, en el centro histórico de la capital, un ícono del barroco construido entre 1779 y 1785 para los condes de Moncada y los marqueses del Jaral de Berrio, ubicado en la calle de Madero.
    Además de edificios, cuadros y esculturas, abarca mobiliario, porcelana, murales, esculturas, manuscritos, así como piezas de arte popular, que en total constituyen unos 2.270 objetos, muchos de los cuales son clasificados como "patrimonio nacional" por lo que "no se descarta la intervención del Estado", dijo Celis.
    Entre los creadores de las piezas artísticas reunidas con un criterio muy exigente y la asesoría de los mejores críticos de arte, figura Frida Kahlo, símbolo del feminismo y el activismo indígena en el siglo XX y dos de los "tres grandes" del muralismo, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.
    Completan la lista nombres de figuras del arte mexicano que dejaron una honda huella en las últimas décadas como Gerardo Murillo, conocido como Dr. Atl, creador de lienzos que retratan los volcanes más imponentes del país y el genial paisajista del Valle de México José María Velasco.
    Otros nombres insignes que aparecen en el elenco son María Izquierdo, contemporánea de Frida Kahlo y Rufino Tamayo, reivindicadora de la presencia femenina en el arte mexicano, así como Remedios Varo, pintora, escritora y artista gráfica y la también escritora anglo-mexicana Leonora Carrington, ambas exponentes del surrealismo.
    Están también obras de Gilberto Aceves, Julio Castellanos, Joaquín Clausell, Manuel Felguérez, Germán Gedovius, Jorge González Camarena, Roberto Montenegro, Julio Ruelas, Cristóbal de Villalpando, Ángel Zárraga, Miguel Cabrera, Félix Parra, Miguel Covarrubias y Jesús Guerrero Galván, entre otros.
    Entre los majestuosos inmuebles históricos propiedad de Citibanamex figuran el Foro Valparaíso, en el Centro Histórico de la capital, el Museo Casa Montejo en Mérida, estado sureño de Yucatán, el Palacio del Conde del Valle de Súchil en la norteña ciudad de Durango, y la Casa del Mayorazgo de la Canal en San Miguel de Allende, estado central de Guanajuato.
    Sin duda, la "joya de la corona" entre las propiedades inmobiliarias de Citibanamex es el Palacio de Iturbide, construido entre 1779 y 1785 por el arquitecto novohispano Francisco Guerrero y Torres, habitada por unos meses por Agustín de Iturbide, el primer emperador de México, coronado en 1822 tras la guerra de Independencia de 1810.
    Luego de ser restaurado en su interior y en su fachada hasta 1972, se transformó en la sede de Fomento Cultural Banamex, dedicado a promover actividades artísticas y luego se convirtió en el Palacio de Cultura Banamex, una especie de museo que organizaba hasta hace poco entre cuatro y seis muestras al año. El banco también custodia un valioso archivo documental y hemerográfico de los siglos XIX al XX, con materiales antiguos, objeto de estudio de los especialistas, sobre todo historiadores, abierto al público desde marzo de 1991. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en