La igualdad de la mujer retrocede

La pandemia golpeó duramente a las féminas de la región

reclamo por la igualdad femenina en las calles de Santiago de Chile
reclamo por la igualdad femenina en las calles de Santiago de Chile (foto: ANSA)
19:17, 20 maySANTIAGO DE CHILEPor Margarita Bastías

(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 20 MAG - "La 'mujer latinoamericana' ha sufrido un enorme golpe de inequidad con la pandemia y la crisis económica, afectando el proceso de igualdad de género que iba avanzando lenta pero progresivamente antes de ello", afirma el estudio Latinobarómetro que comparó la evolución del comportamiento femenino en los últimos 25 años desde una perspectiva de género.
    El reporte señaló que la vida diaria de las mujeres más que la de los hombres, "ha sido impactada negativamente por la pérdida de libertades cívicas y políticas, y garantías sociales, más discriminación, pobreza y desigualdad".
    Por lo tanto, aseveró, "esta mujer latinoamericana es dura cuando evalúa la democracia" y "si bien no apoya el autoritarismo tanto como los hombres, las mujeres están menos satisfechas con su vida que los hombres en América Latina y confían menos tanto en los "otros", como en las instituciones".
    El apoyo a la democracia fluctúa en este cuarto de siglo siguiendo los ciclos económicos. En la crisis asiática el apoyo disminuye de 65% a 52%, luego se recupera hasta llegar a un punto más alto en 2010 con 63% al final del quinquenio virtuoso que termina con la crisis de "sub prime". A partir del 2010 la democracia comienza un período de declive sin retorno hasta 2018 cuando llega a su punto más bajo con 48%, para luego estabilizarse en el primer año de la pandemia con 49%.
    El apoyo a la democracia desde que se empezó a medir en 1995 ha sido inferior en mujeres que en hombres. En 2020 el apoyo a la democracia es de 51% en los hombres y 47% en las mujeres.
    La preferencia por un régimen autoritario tiene pocas variaciones entre 1995 y 2020, Se comienza a medir en 1995 con 17% y termina en 2020 con 13%. Su punto más alto fue en 2000 con 18% y su punto más bajo en 2011 con 11%. Las mujeres prefieren menos este tipo de régimen que los hombres a lo largo de los años. En 2020 alcanza 13%.
    El deterioro de la democracia en la última década se manifiesta principalmente en el aumento de los ciudadanos que les resulta indiferente el tipo de régimen en su país. Eso aumenta en el último cuarto de siglo entre 1995 y 2020 de 16% a 27% al mismo tiempo que se produce el declive de la democracia.
    La educación explica muy claramente que se requiere para tener apoyo a la democracia. A mayor educación más apoyo a la democracia tanto en hombres y mujeres. Es en la educación superior que se equipara el apoyo a la democracia entre hombres y mujeres, alcanzando hombres un 60% y mujeres un 61%. En los niveles inferiores de educación, como la educación media, los hombres alcanzan un 51% de apoyo mientras las mujeres un 47%. En la educación básica la diferencia es 46% de apoyo entre los hombres y 40% entre las mujeres.
    Según los latinoamericanos los problemas de la democracia han aumentado desde 2017, de 40% (39% mujeres, 41% hombres) a 44% en 2020 (45% mujeres, 46% hombres).
    Hay países que acusan muchos mas problemas con sus democracias que otros. Argentina es el que mas problemas percibe con 59% de mujeres y 60% de hombres, Perú con 54% de mujeres y 58% de hombres, le sigue Ecuador con 54% de mujeres y 55% de hombres, Chile con 51% de mujeres y 57% de hombres. Estas quejas de la mitad de la población sobre la democracia recorren la región de manera muy pareja, dejando solo tres países donde menos del 40% de los ciudadanos reclaman por el mal estado de la democracia. Uruguay, Nicaragua y Guatemala.
    El uso (y abuso) del poder es una de las quejas más profundas de los pueblos latinoamericanos en contra de la democracia. En las últimas dos décadas la percepción de que se gobierna para "grupos poderosos en su propio beneficio" ha aumentado de 61% en 2004 en a 73% en 2020, habiendo alcanzado su punto más alto en 2018 con 79%.
    En once países de la región más del 70% de hombres y mujeres consideran que se gobierna para grupos poderosos, no para las mayorías, habiendo grandes diferencias por sexo.
    En cuatro países: Chile (90%), Brasil (74%), Venezuela (82%) y México (68%) más mujeres que hombres creen que se gobierna para grupos poderosos. En los otros catorce países son más hombres que mujeres los que piensan así. Un segundo motivo para explicar el declive de la democracia es la percepción de que no hay justicia en la distribución de la riqueza. Solo el 17% de los latinoamericanos en 2020 opinan que hay justicia en la distribución de la riqueza, el 16% de las mujeres y el 18% de los hombres.
    El indicador se ha mantenido en esta dimensión desde 1997, bajando aún más en 2001 y 2002 en plena crisis asiática a 11% para luego volver a 21% en 2007. El punto más alto fueron los años 2013 y 2014 cuando alcanzó 23%, 22% en mujeres y 24% en hombres.
    Con respecto a su adhesión a la democracia, constató que "la educación es la clave que explica la diferencia de percepciones entre hombres y mujeres, ya que al mismo nivel de educación tienen la misma opinión que los hombres respecto de la democracia".
    Agregó que la mujer latinoamericana no tiene interés en la política y la participación, tiene una agenda diferente a la del hombre, que generalmente no es tomada en cuenta con la misma importancia. Son escépticas de las autoridades, pero son las primeras en las acciones colectivas. Son las que están menos convencidas que hay igualdad ante la ley y están más dispuestas a demandar sus derechos que de cumplir con obligaciones.
    Apuntó también que el dinero divide más entre hombres y mujeres que la política o las tareas domésticas. "Las mujeres creen que están en problemas si ganan más que el hombre.
    El estudio consideró 453.817 entrevistas aplicadas por Latinobarómetro en el último cuarto de siglo en 18 países de América Latina desde 1995. Representa la población adulta de la región con 600 millones de habitantes.
    Los últimos datos fueron recolectados en octubre de 2020 al final de la primera ola de la pandemia. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en