Adiós a Theodorakis, el hombre del sirtaki

Falleció en Atenas a los 96 años

Mikis Theodorakis
Mikis Theodorakis (foto: EPA)
11:12, 02 sepATENASRedacción ANSA

(ANSA) - ATENAS 2 SEPT - Mikis Theodorakis, el más célebre compositor griego de la historia, falleció en un hospital de Atenas, a los 96 años, tras una larga vida cargada de gloria y dolor, entrecruzada con algunos de los más trágicos eventos del siglo XX.
    Theodorakis había nacido el 29 de julio de 1925 en la isla griega de Kios, y desde niño entremezcó su talento con el coraje político, una decisión que signó el curso de su existencia.
    Ya a los 18 años, cuando estudiaba en el Conservatorio de Atenas, había entrado en la resistencia a la ocupación nazi-fascista, y por eso sufrió arrestos y torturas.
    En tiempos de la Guerra Civil fue encerrado en un campo de prisioneros.
    Una vez libre, en 1950, tras el diploma en el Conservatorio, comenzó su carrera: viajó, estuvo en París y Moscú, dirigió una orquesta sinfónica y, sobre todo, comenzó ese trabajo sobre la música popular que lo haría famoso.
    En los años 60 Mikis Theodorakis fue el protagonista indiscutido de la renovación cultural griega, sin olvidar nunca el empeño político.
    En 1962 firmó la banda sonora de "Fedra", de Jules Dassin, con Melina Mercouri en el papel de la protagonista, y en 1964 la musica por "Zorba el Griego", el film de Michael Cacoyannis con Anthony Quinn.
    En esa ocasión Theodorakis sublimó su trabajo de elaboración y reinvención de la tradición: escribió la "Danza de Zorba", para todos el sirtaki, una danza totalmente original inspirada en dos célebres bailes populares, el "syrtos", que prevé figuras grupales, y el "pidkitos", caracterizado por la aceleración del ritmo.
    Fue precisamente esta aceleración lo que impulsó al syrtaki en todo el mundo, hasta convertirse en un best-seller que ocupa los primeros puestos de las clasificaciones y se convierte de inmediato en el baile griego más célebre del mundo.
    Todavía hoy sigue siendo la más identificable banda sonora del folklore griego.
    En pocos años más, Theodorakis y Grecia se encontraron enfrentando la dictadura: en 1967 una junta militar tomó el poder con un golpe de Estado.
    El autor del sirtaki era el presidente del Lambrakis, un movimiento juvenil progresista y diputado del nuevo partido de la Izquierda.
    Su fama mundial le salvó la vida pero no le perdonó la cárcel, las torturas, el confinamiento, las intimidaciones para él y su familia.
    Su música fue declarada ilegal, como la minifalda y los libros de Mark Twain, pero su nombre se convirtió en un símbolo de la lucha por la libertad.
    Solo en 1970, y gracias al impulso brindado por un movimiento de opinión internacional, obtuvo la libertad.
    Cuando, en 1974, finalmente cayó la dictadura, Theodorakis fue la figura en torno a la cual se estrecharon los sueños de todo un país.
    Entretanto, en el exilio, había firmado otras dos de sus obras más célebres: la banda sonora de "Z", el film de Costa-Gavras sobre el asesinato del diputado de izquierda Grigoris Lambrakis que en 1967 ganó el Oscar al mejor film extranjero, y "Serpico", la historia real del policía Frank Serpico, interpretado por Al Pacino.
    Las terribles experiencias vividas bajo las diversas dictaduras le habían dejado la salud maltrecha pero no comprometieron su actividad ni su compromiso político, que lo llevó a una clamorosa adhesión a la coalición de derecha para denunciar los excesos del gobierno de Papandreu.
    Mikis Theodorakis fue un compositor prolífico y multifacético, que colaboró con tres poetas premios Nobel: Pablo Neruda, Odiseas Elytis y Giorgos Seferis, con un símbolo del Africa libre como Sédar Senghor, que compuso obras sinfónicas, música para ballet, canciones y colecciones de baldas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en