Dura mirada a las escuelas religiosas

En "El hoyo en la cerca", de Joaquín Del Paso, en Venecia

Una escena del 'Hoyo en la cerca', del mexicano Joaquín del Paso, presentado en Venecia
Una escena del 'Hoyo en la cerca', del mexicano Joaquín del Paso, presentado en Venecia (foto: Ansa)
18:02, 03 sepVENECIAPor Mónica Uriel

(ANSA) - VENECIA, 03 SET - EL director mexicano Joaquín del Paso denuncia en su película "El hoyo en la cerca", presentada hoy en el Festival de cine de Venecia, cómo las escuelas privadas religiosas "generan la injusticia social en la que vivimos", dijo a ANSA.
    La cinta, que compite en la sección Orizzonti, se basa en su historia personal, pues él estudió en una de estas escuelas en la Ciudad de México y "me di cuenta del daño que ocurre dentro de ellas".
    Es "impresionante cómo los padres entregan a los niños a una organización para que sean educados, porque ellos no tienen tiempo, y se les promete que van a crecer como unos jovencitos educados, pero a nivel filosófico y profundo nadie sabe lo que está ocurriendo allá dentro".
    Estas escuelas generan, añade, "a un ser que no tiene empatía por los otros y que solo se protege a sí mismo. Es uno de los virus más grandes de nuestra sociedad. Estas personas no solo crecen distanciadas del resto, sino que generan la injusticia social en la que vivimos".
    Del Paso, de 35 años, no lo duda: "Yo prohibiría estas escuelas privadas, hechas ex profeso para generar una división social".
    Los niños que salen de ellas tienen "un alma lastimada" y "estas cicatrices y formas de actuar las transmitimos de generación en generación".
    Para quitarse sus heridas, Del Paso ("Maquinaria panamericana") dice que hace películas sobre temas que le interesan de forma personal, como este, que le permitió "hacer las paces".
    Es un tema que además es "raramente expresado en el cine", pues "hay muchos estigmas en películas grabadas por adolescentes y niños".
    Dice que "el cine hollywoodense nos ha enseñado que los niños solo tienen aventuras. Yo decidí mezclar la libertad narrativa y la energía de los niños con un tema oscuro" en su película, protagonizada por Valeria Lamm y Yubah Ortega.
    El cineasta agradece al festival de Venecia "haber tomado el riesgo de poner una película fuerte y polémica, y diferente a lo que se conoce en el cine latinoamericano".
    Durante mucho tiempo, cuenta, "el público internacional quería ver en el cine latinoamericano historias de guerra contra las drogas, de violencia. Pero pocos hablan de los orígenes de esa violencia y de esa injusticia. Ahora muchos cineastas nuevos comienzan a enfocarse en otras cosas". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en