Rusia estudia plan de paz italiano

Ucrania rechaza toda cesión de territorio

Daily life in Moscow (foto: ANSA)
17:58, 23 mayROMAPor Alberto Zanconato

(ANSA) - ROMA, 23 MAG - El gobierno ruso recibió y "está estudiando" el plan de paz para Ucrania presentado por Italia ante la ONU, confirmó el vicenciller Andrey Rudenko, pero aún no tiene comentarios para hacer, tal como otras cancillerías europeas.
    Sólo una portavoz del gobierno alemán se refirió hoy a la iniciativa y consideró que toca a Ucrania decidir si el plan es aceptable.
    Y Kiev, a través de la vicecanciller Emine Zhaparova, de visita en Roma, advirtió que "cualquier plan de paz que no prevea la soberanía y la integridad territorial de Ucrania no es un plan sostenible".
    Al cumplirse el día 89 de una guerra que se extiende sin desarrollos decisivos, las iniciativas diplomáticas permanecen envueltas en la niebla de la incertidumbre.
    Las propuestas italianas están articuladas en cuatro etapas bajo la supervisión de un Grupo Internacional de Facilitación (GIF): cese del fuego, posible neutralidad de Ucrania, las cuestiones territoriales , en particular el Donbás y Crimea, y un nuevo pacto de seguridad europea e internacional.
    El plan fue explicado por el canciller italiano, Luigi Di Maio, al secretario general de la ONU, Antonio Gutierres, pero no enviado directamente a Moscú.
    Rudenko dijo que Rusia está lista para retomar las negociaciones con Kiev apenas Ucrania muestre "señales constructivas", palabras que parecen más rituales que otra cosa, ante la ausencia de pasos concretos de parte de Moscú.
    Al mismo tiempo, es evidente que el liderazgo ruso no espera soluciones que lleven a la revocación de las snaciones occidentales, como admitió hoy el presidente Vladimir Putin al recibir en Sochi a su colega bielorruso, Aleksander Lukashenko.
    "La economía rusa resiste bastante bien", dijo Putin, pero "no todo es fácil y todo esto requiere una atención especial de parte del bloque económico y del gobierno y esfuerzos especiales".
    Tampoco hay certezas sobre el posible intercambio de prisioneros con el cual Ucrania quiere recuperar los combatientes de la acería de Azovstal, en Mariupol, que se rindieron. Una operación que podría marcar el primer e importante acuerdo entre las partes y abrir el cambio a negociaciones más amplias.
    El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que en un eventual intercambio podría ser incluido el oligarca prorruso y diputado de la oposición ucraniana Viktor Medvedchuk, arrestado el mes pasado y acusado de alta traición.
    Esto permitiría pensar que hay una posibildad de diálogo, aunque permanecen como obstáculos difíciles de superar en una negociación las cuestiones territoriales.
    El consejero presidencial y jefe negociador ucraniano, Mykhailo Podolyak, afirma que cualquier concesión territorial de parte de su país no servirá para detener la guerra, que será "puesta en pausa por un poco de tiempo".
    Las fuerzas rusas "deben dejar el país y después será posible retomar el proceso de paz", mientras que "un cese del fuego inmediato, involucado por algunos países occidentales" solo le haría el juego al Kremlin.
    No está claro si la crítica apunta a Estados Unidos, tras la llamada del jefe del Pentágono, Lloyd Austin, al ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, para pedirle una tregua inmediata, o si el retiro de las tropas pedido por Podolyak incluye a Crimea, anexada por Rusia en 2014.
    Tras la ronda de negociaciones de Estambul el 29 de marzo, el propio negociador ucraniano había sugerido un diálogo separado sobre el estatus de la península que podría durar hasta 15 años. Pero estos casi dos meses la suerte de la guerra se hizo más favorable a Kiev, que podría cambiar de actitud en las tratativas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en