Liberarán a reos sometidos a torturas

Decreto permitirá también a ancianos purgar condenas en casa

13:41, 29 julROMARedacción ANSA
(ANSA) - ROMA, 29 LUG - El presidente de México, Andrés López Obrador, anunció hoy que prepara un decreto que permitirá a personas sometidas a torturas ser liberadas y a reclusos mayores de 75 años o de más de 65 años con enfermedades crónicas seguir purgando sus penas en su casa.
    En el caso de los ancianos, la única condición es que no hayan cometido delitos graves y en cuanto a las víctimas de "tratos crueles y degradantes" deberán demostrarlo mediante el llamado "Protocolo de Estambul", un manual internacional que permite identificar a personas que han sufrido este tipo de ultrajes.
    La medida busca por un lado despresurizar el sistema carcelario, pero además poner fin al fenómeno extendido de personas tras las rejas que llevan más de una década sin haber recibido una condena.
    En este último caso, en el cual se estima que encajan unas 12.358 personas, se permitirá a los reos sin importar su edad, ser liberados.
    La ministra de Gobernación (interior) Olga Sánchez, ex juez de la Suprema Corte, indicó que a través de este decreto se solicitará el beneficio de la prisión domiciliaria.
    "Hay muchos detenidos, reclusos, internos que carecen de sentencia" no sólo por haber cometido delitos comunes, sino también graves, señaló la funcionaria.
    "No se puede permitir ningún acto de tortura y menos para la obtención de una confesión dentro del penal", dijo Sánchez.
    "En este sentido vamos a caminar para presentarle al señor presidente el decreto de política carcelaria y de solicitudes que el gobierno hará a los jueces de ejecución para el beneficio de la prisión domiciliaria", dijo la funcionaria.
    Sánchez calcula que hay 220.114 personas en cárceles federales, de las cuales 94.547 (43%) corresponden a población no sentenciada y 125.567 a personas que ya recibieron una condena (57%).
    "No es posible que se demore la administración de justicia de tal manera que tengamos una población privada de su libertad sin ninguna sentencia definitiva", señaló la ministra.
    "En muchas ocasiones son los abogados que interponen los diversos recursos que están en su derecho, y que también esto dilata la resolución", indicó.
    El viceministro de Derechos Humanos de la misma cartera, Alejandro Encinas, sostuvo que el gobierno federal quiere con esta disposición terminar con la tortura en el país.
    "Si queremos erradicar la tortura -como una práctica regular que durante muchos años existió en nuestro país-, no podemos andar con medias tintas ni con dudas", expuso.
    "Cualquier persona, sea quien sea, haya sido objeto de tortura debe ser puesta en libertad de inmediato, y los torturadores deben ser castigados. Esta es una nueva política que está impulsando este gobierno", dijo Encinas.
    "No queremos la tortura en México", señaló a su vez el presidente Andrés López Obrador, quien dijo que el ministerio de Gobernación ya no es la oficina "de la represión y el autoritarismo, sino para la protección de los derechos humanos y la justicia".
    Hasta hace pocos años, la confesión era considerada la "reina de las pruebas" pero reformas recientes al código penal conceden más peso a otras evidencias de culpabilidad de una persona acusada de un delito.
    El plazo de liberación de los reos para que purguen sus condenas en casa no va a superar el 15 de septiembre, señaló López Obrador.
    De acuerdo con la organización Insight Crime, las prisiones en México, como en el resto de América Latina, se han convertido en "poderosas incubadoras del crimen organizado" debido a "las políticas gubernamentales, la mala gestión, la negligencia y la corrupción".
    "Los prisioneros, muchos de los cuales no han sido ni siquiera acusados formalmente de ningún crimen, viven en condiciones deplorables e inhumanas que los hacen vulnerables a la coerción y el reclutamiento por parte las bandas criminales más sofisticadas", indicó la ONG. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en