"Los ancianos no son sobras para descartar"

Francisco exhortó a una nueva alianza entre jóvenes y ancianos

Misa en el Vaticano en ocasión del Día de los Abuelos y Ancianos
Misa en el Vaticano en ocasión del Día de los Abuelos y Ancianos (foto: ANSA)
11:13, 25 julCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 25 LUG - El papa Francisco afirmó hoy que "los abuelos y ancianos no son sobras de la vida, descartes para tirar" y exhortó a no olvidar que ellos "nos cuidaron a través del largo camino del crecimiento".
    "No perdamos la memoria de la que los ancianos son portadores, porque somos hijos de aquella historia y sin raíces nos marchitaremos", afirmó el pontífice en la misa del Día Mundial de los Abuelos y de los Ancianos, leída por monseñor Rino Fisichella.
    "Nos cuidaron a través del largo camino del crecimiento, ahora nos toca a nosotros cuidar su vida, alivianar sus dificultades, escuchar sus necesidades, crear las condiciones para puedan ser facilitadas sus tareas diarias y no se sientan solos", agregó.
    "Nos toca a nosotros, hoy evitar el arrepentimiento de mañana por no haber prestado suficiente atención a quienes nos amaron y nos dieron la vida", subrayó.
    En su homilía, Jorge Bergoglio sostuvo que "los abuelos y los ancianos son el pan que nutre nuestra vida".
    "Seamos agradecidos por sus ojos atentos, que se fijaban en nosotros, por sus rodillas que nos sostenían en sus brazos, por sus manos que nos acompañaban y levantaban, por los juegos que jugaban con nosotros y por las caricias con las que nos consolaban", detalló.
    "Por favor -exhortó-, no nos olvidemos de ellos. Aliémonos con ellos. Aprendamos a detenernos, a reconocerlos, a escucharlos. Jamás los descartemos. Cuidémolos con amor. Y aprendamos a compartir tiempo con ellos. Saldremos mejores". En ese sentido, el Papa expresó que hoy "se necesita una nueva alianza entre jóvenes y ancianos, compartir el tesoro común de la vida, soñar juntos, superar los conflictos entre generaciones para preparar el futuro de todos".
    "Sin esta alianza de vida, de sueños y de futuro, corremos el riesgo de morir de hambre, porque aumentan los lazos rotos, la soledad, el egoísmo, las fuerzas desintegradoras. A menudo, en nuestras sociedades le hemos dado vida a la idea de que cada uno piensa para sí mismo. ¡Pero esto mata!", subrayó.
    Luego, preguntó a los fieles qué mirada tenían sobre los ancianos. Cuál había sido la última vez que los llamaron o los visitaron para expresarles su cercanía.
    "Sufro cuando veo una sociedad que corre, ocupada e indiferente, llevada por demasiadas cosas y sin poder parar a mirar, saludar, acariciar. Tengo miedo de una sociedad en la que todos somos una multitud anónima y ya no somos capaces de alzar la mirada y reconocernos", afirmó.
    Por último, pidió un aplauso para todos los abuelos presentes.
    "Abuelos y nietos, jóvenes y viejos juntos -continuó- manifestaron uno de los rostros hermosos de la Iglesia y mostraron la alianza entre generaciones".
    "Los invito a celebrar este día en cada comunidad, a visitar a los abuelos, a los ancianos, a los que están en su mayoría solos, para entregarles mi mensaje, inspirado en la promesa de Jesús: 'Estoy con ustedes todos los días'", concluyó. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en