Comparece cardenal en un juicio en la Santa Sede

Comparece cardenal Angelo Becciu en un juicio en la Santa Sede (foto: ANSA)
21:03, 27 julCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 27 LUG - La primera audiencia del juicio por la gestión de los fondos de la Secretaría de Estado, celebrada hoy en la sala polifuncional de los Museos Vaticanos, habilitada como Sala de Audiencias, estuvo íntegramente dedicada a las escaramuzas procesales.
    Se trata de la primera audiencia del mayor juicio por corrupción en la sala de los Museos Vaticanos, donde comparecía por primera vez como imputado un cardenal, el italiano Angelo Becciu.
    Becciu ocupó el cargo de sustituto de la Secretaría de Estado entre 2011 y 2018, y será juzgado junto con un grupo de nueve acusados, entre empresarios y funcionarios de la Curia Romana.
    Las siete horas de audiencia vieron la sucesión de las diversas excepciones y solicitudes de la defensa, sobre las cuales el Tribunal presidido por Giuseppe Pignatone al final se reservó a la espera de pronunciarse sobre cualquier otra solicitud que pueda surgir una vez que se entreguen a las partes los tramos faltantes del expediente, los soportes informáticos, los registros de interrogatorios, alegados por las defensas de los 10 acusados.
    Se trata de un documento que consta de 28.000 páginas.
    De ellos, solo dos estaban presentes en el salón, el cardenal Angelo Becciu y su exsecretario Monseñor Mauro Carlino, mientras que otros seis (Enrico Crasso, Tommaso Di Ruzza, Cecilia Marogna, Raffaele Mincione, Nicola Squillace, Fabrizio Tirabassi) fueron declarados en rebeldía, y Gianluigi Torzi no pudo participar por estar sujeto a medidas cautelares en Londres.
    "Obedeciendo al Papa que me envió a juicio -dijo Becciu al final de la audiencia-. Siempre he sido obediente al Papa, me ha confiado muchas misiones en mi vida, quería que viniera a juicio y estoy en el juicio".
    "Estoy sereno, me siento tranquilo en la conciencia, tengo la confianza de que los jueces podrán ver bien los hechos y mi gran esperanza es la certeza de que reconozcan mi inocencia", añadió.
    "Entonces quisiera decirles que, con mucha pena y dolor, les di mandato a los abogados para que denuncien a Monseñor Alberto Perlasca y a la señora Francesca Immacolata Chaouqui por difamación por las graves falsedades que dijeron sobre mí y que aparecieron en los papeles judiciales".
    El tribunal, presidido por Pignatone deberá determinar si la Santa Sede fue defraudada por un grupo de empresarios o si se trató más de un sistema de corrupción interna. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en