"Pase verde" también en los Museos Vaticanos

Se eligió el camino de la seguridad, como en otros museos

Los Museos Vaticanos en línea con las disposiciones preventivas de Italia
Los Museos Vaticanos en línea con las disposiciones preventivas de Italia (foto: ANSA)
16:54, 30 julCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO 30 JUL - Los Museos Vaticanos se alinean con las disposiciones italianas y adoptan el "pase verde" obligatorio para sus visitantes a partir del 6 de agosto.
    La medida sigue el ejemplo de otros grandes museos del mundo y de Italia, que en algunos casos sin embargo sufren la presión de las protestas en las redes sociales cuando recuerdan la inminente obligatoriedad del pase.
    "A partir del próximo viernes y hasta distinta disposición -afirma el sitio de los Museos Vaticanos, uno de los principales del mundo- el acceso al museo y todas sus áreas de influencia será permitido solo a quienes tengan un certificado verde Covid-19 o equivalente".
    El propio personal vaticano vigilará que todos los turistas que llegan, muchos incluso desde afuera de Italia y de la Unión Europea, tengan realmente un "green pass" o su equivalente (Nueva York, por ejemplo, tiene uno propio llamado "Excelsior pass").
    Los responsables de autorizar el ingreso podrán reclamar que se exhiba un documento de identidad junto con el pase.
    De este modo, los Museos pontificios -de los que forma parte desde hace varios años también la residencia papal de Castel Gandolfo- están en sintonía no solo con las normas italianas, sino evidentemente también con la línea "provacunas" del propio papa, Jorge Bergoglio.
    De hecho, el pontífice fue uno de los primeros dirigentes mundiales en vacunarse, y en una entrevista en televisión, durante la segunda oleada del coronavirus, definió como "negacionismo suicida" la actitud de quien rechaza la inoculación.
    Los Museos, que de algún modo representan la verdadera "caja fuerte" del Vaticano gracias a las entradas, sufrieron fuertes pérdidas durante los largos meses de pandemia, del orden de varias decenas de millones de euros. Recursos valiosos sin duda para el Vaticano.
    Antes del coronavirus, el complejo museístico contaba con un promedio de seis millones de visitantes al año, cifra que desde hace años lo ubicaba a la cabeza de las clasificaciones mundiales, junto con varios templos de arte como el Louvre y el Met.
    Antes del Covid incluso se invocaba el "crecimiento cero", es decir el deseo de no aumentar la cantidad ni ritmo de los visitantes para preservar las obras de arte, comenzando por la Capilla Sixtina.
    La pandemia sin embargo trastornó todo, imponiendo cierres y restricciones. Y ahora está claro, con esta nueva decisión que llega al comenzar la cuarta ola, que pese a la baja de los ingresos la seguridad alimentaria se antepone a las exigencias económicas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en