Una tercera guerra mundial en porciones

La ONU ha demostrado que "es inoperante". Entrevista con la agencia argentina Télam

El Papa Francisco durante la entrevista con la directora de la agencia Télam.
El Papa Francisco durante la entrevista con la directora de la agencia Télam. (foto: Ansa)
18:28, 01 julBUENOS AIRES 1 JUL - El Papa Francisco advierte que la guerra en Ucrania demostró que la ONU hoy es inoperanteRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES 1 JUL - El Papa Francisco advierte que la guerra en Ucrania demostró que la ONU hoy es inoperante, cree que todo conflicto armado es el fracaso del diálogo y se queja de que los medios muchas veces tergiversan sus palabras, como sucedió con sus declaraciones sobre Vladimir Putin.
    Estos son algunos de los temas que el Pontífice aborda en una larga entrevista que le realizó en el Vaticano Bernarda Llorente, la directora de la agencia de prensa estatal argentina Télam, divulgada hoy.
    Francisco recuerda que hace diez años advirtió que el mundo está viviendo la tercera guerra mundial "en pedacitos", sostiene que en su pontificado ha tratado de llevar adelante lo que pidieron los cardenales en el cónclave en que fue elegido Papa, en 2013, y alerta que el mundo está "abofeteando a la naturaleza".
    Sobre la ONU, el Papa evoca que "después de la Segunda Guerra Mundial hubo mucha esperanza en las Naciones Unidas. No quiero ofender, sé que hay gente muy buena que trabaja, pero en este punto no tiene poder para imponerse".
    "Para parar una guerra, para resolver una situación de conflicto como la que estamos viviendo hoy en Europa, o como las que se vivieron en otros lugares del mundo, no tiene poder" la ONU, agrega.
    Francisco sostiene que "en este momento hace falta valentía y creatividad. Sin esas dos cosas, no vamos a tener instituciones internacionales que puedan ayudarnos a superar estos conflictos tan graves, estas situaciones de muerte".
    Ante lo que sucede en Ucrania, el Papa recuerda que ya en 2014 hablo de "guerra mundial a pedacitos. Esto de Ucrania lo vivimos de cerca y por eso nos alarmamos, pero pensemos en Ruanda hace 25 años, Siria desde hace 10, Líbano con sus luchas internas o Myanmar hoy mismo".
    "Esto que vemos está sucediendo desde hace tiempo. Una guerra, lamentablemente, es una crueldad al día. En la guerra no se baila el minué, se mata. Y hay toda una estructura de venta de armas que lo favorece", añade. Francisco subraya que muchas veces su voz parece discordante entre otras, y lamenta la forma en que muchas veces se informa sobre sus declaraciones. "Si hablo yo, todos dicen 'habló el papa y dijo esto'. Pero también es cierto que te agarran una frase fuera de contexto y te hacen asegurar lo que no quisiste decir".
    "Hay que tener mucho cuidado. Por ejemplo, con la guerra hubo toda una disputa por una declaración que hice en una revista jesuita: dije "aquí no hay buenos ni malos" y expliqué por qué. Pero se tomó esa frase sola y dijeron '¡El Papa no condena a Putin!'", dice.
    "La realidad es que el estado de guerra es algo mucho más universal, más serio, y aquí no hay buenos ni malos. Todos estamos involucrados y eso es lo que tenemos que aprender", insiste En otro tramo de la larga entrevista, Bergoglio traza un balance de sus casi diez años de pontificado, que se cumplirán en marzo del año próximo, al ser consultado sobre si pudo cumplir todos sus objetivos y si tiene proyectos pendientes.
    "Las cosas que hice no las inventé ni las soñé después de una noche de indigestión, dice Francisco. Recogí todo lo que los cardenales habíamos dicho en las reuniones pre-cónclave, que debía hacer el próximo Papa. Entonces dijimos las cosas que había que cambiar, los puntos que había que tocar. Lo que puse en marcha fue eso que se pidió".
    "No creo que haya habido nada original mío, sino poner en marcha lo que se pidió entre todos. Por ejemplo, en la parte de Reforma de la Curia terminó con la nueva Constitución Apostólica Praedicate Evangelium, que después de 8 años y medio de trabajo y consulta se logró poner lo que habían pedido los cardenales, cambios que ya se iban poniendo en práctica", afirma.
    "No son ideas mías. Eso que quede claro. Son ideas de todo el Colegio Cardenalicio que pidió eso", subraya el Papa.
    Una de las huellas más significativas del pontificado de Jorge Bergoglio ha sido su preocupación por el Medio Ambiente, reflejado en su segunda Encíclica, Laudato Sí, de marzo de 2015, con la que buscó "crear la consciencia de que estamos abofeteando a la naturaleza. Y la naturaleza se la va a cobrar, se la está cobrando", asegura.
    Francisco también se refiere al "camino lento, de lucha" para alcanzar la unidad de América Latina, que "será víctima, hasta que no se termine de liberar, de imperialismos explotadores" "El sueño de San Martín y Bolívar es una profecía, ese encuentro de todo el pueblo latinoamericano, más allá de la ideología, con la soberanía. Esto es lo que hay que trabajar para lograr la unidad latinoamericana. Donde cada pueblo se sienta a sí mismo, con su identidad y, a la vez, necesitado de la identidad del otro. No es fácil", dice.
    Finalmente, el Papa argentino es consultado acerca de los muchos rumores que circularon en los últimos tiempos sobre la posibilidad de que presente su renuncia, como hizo su predecesor, Benedicto XVI, por problemas de salud.
    "Se lo ve muy bien, Francisco. ¿Tenemos Papa y Francisco para rato?", pregunta Bernarda Llorente. "Que lo diga el de arriba", es la respuesta. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en