Castillo juró como el 130 presidente del país

"Por un país sin corrupción y por una nueva Constitución"

16:37, 28 julLIMARedacción ANSA
(ANSA) - LIMA, 28 LUG - Pedro Castillo Terrones prestó hoy juramento en Lima y asumió como el presidente número 130 de la República del Perú para el período 2021-2026 y prometió "un país sin corrupción" y con "una nueva Constitución".
    Con su tradicional sombrero y un austero traje oscuro de inspiración étnica andina, Castillo juró "por Dios, la familia, los pueblos originarios, los campesinos, los amos y los ronderos" (grupos de autodefensa campesina).
    En una ceremonia en el Congreso peruano (parlamento unicameral) Castillo, un maestro rural, campesino y sindicalista de 51 años, recibió la insignia presidencial que ostentaba durante ocho meses y once días el presidente interino Francisco Sagasti.
    En la ceremonia estuvieron presentes cinco mandatarios latinoamericanos de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador, el rey de España Felipe VI, el vicepresidente de Brasil y los cancilleres de varias otras naciones latinoamericanas.
    Italia estuvo representada por el embajador Giancarlo Maria Curcio, luego de que el presidente de la República enviara al nuevo mandatario Castillo un mensaje de "mejores deseos de éxito" y "felicitaciones por el importante aniversario del Bicentenario de la independencia".
    Poco después de la jurar el cargo, Castillo asume sus funciones, pero no tendrá aún gabinete ministerial que lo respalde en sus decisiones.
    Ante esta situación, el Palacio de Gobierno confirmó que la juramentación del primer ministro será este jueves 29 en Ayacucho y la del resto del gabinete al día siguiente en Lima.
    Tras la toma de posesión, Castillo pronunció su primer discurso como presidente del Perú, saludando nuevamente con énfasis a todos los miembros de los pueblos originarios, mis hermanos ronderos, mis hermanos maestros, hermanos quechuas, aymaras y afroperuanos ".
    "Hoy -continuó- es un día de cambios históricos para el Perú" después de siglos", primero la colonización española, luego una serie de gobiernos injustos seguidos al golpe de Estado de 1992 (en alusión al 'autogolpe' de Alberto Fujimori) que defraudaron a la población".
    Pero ahora, dijo con voz firme e interrumpida por aplausos, "en el día del 200 aniversario de nuestra Independencia, hay un gobierno para el pueblo y con el pueblo". Un gobierno, subrayó, "por primera vez en la historia del Perú dirigido por un agricultor, un presidente que es maestro rural de profesión".
    En un discurso fuertemente social dirigido a los sectores más desfavorecidos de la población, Castillo afirmó ser "el hijo de este país fundado en el sudor de nuestros antepasados". "El orgullo y el profundo dolor del Perú -insistió- corre por mis venas".
    Gran parte de la intervención del nuevo jefe de Estado fue dedicado a intervenciones de emergencia para la salud y para la lucha contra el Covid-19, para el apoyo a las familias rurales, con planes de financiamiento de préstamos a bajo interés para pequeños y medianos emprendedores, e intervenciones para estimular una minería responsable de nuestra Madre Tierra".
    Castillo finalmente se convirtió en mandatario después de que demoró 43 días la confirmación de su victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.
    Ese plazo de tiempo le tomó al Jurado Nacional de Elecciones revisar los más de 200.000 votos solicitados por la candidata de derecha Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, para finalmente darle a Castillo el triunfo por un margen estrecho de 44.000 sufragios.
    El maestro rural asume la presidencia en un país polarizado que ha vivido en los últimos años en una gran inestabilidad política, como revela el hecho de que haya tenido hasta cuatro presidentes en los últimos tres años.
    La gobernabilidad para Castillo no será fácil, ya que deberá afrontar una serie de obstáculos empezando por el Congreso, donde la oposición es mayoría, e incluso deberá esforzarse para que su propia bancada no se convierta en un problema.
    El flamante mandatario, quien prestó juramento en el día del bicentenario de la Independencia de Perú, deberá lidiar con esas dificultades e intentar cumplir las promesas que hizo durante su campaña como el de modificar la Constitución, mejorar la situación económica y social y sacar al país de la pandemia.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en