Policía asesinada, "riesgo de guerra civil"

Se combate en Panshir, muere vocero de la resistencia

Una policía asesinada, "riesgo de guerra civil" (foto: EPA)
09:15, 06 sepROMA 6 SEPT - El nuevo gobierno talibánRedacción ANSA

(ANSA) - ROMA 6 SEPT - El nuevo gobierno talibán, anunciado durante días como inminente, todavía parece en alta mar mientras se intensifica la batalla por la conquista del valle de Panshir, donde el portavoz de la resistencia fue asesinado por la noche, y Estados Unidos evoca el espectro de un "guerra civil" con resultados impredecibles.
    Es un Afganistán muy cerca del caos y muy lejos de la "seguridad" y la "inclusión" prometida por el mullah (y probablemente el próximo líder político) Abdul Ghani Baradar, lo que muestra la confusa filtración de noticias del país, donde la máquina represiva de los estudiantes coránicos ya se puso en movimiento desenfocando ese rostro moderado que los nuevos maestros de Kabul están tratando de vender al mundo.
    Hoy una mujer policía embarazada de ocho meses fue asesinada a tiros en su casa frente a sus familiares y acaba de ver la luz de un decreto que prohíbe las clases mixtas en las universidades e impone el niqab a las estudiantes. La niebla que rodea la formación de la estructura teocrática que guiará al nuevo Emirato Islámico habla de probables conflictos y luchas de poder entre las almas de la compleja red tribal que invade el país. Las únicas certezas son las de Hibatullah Akhudzada como guía supremo y de Baradar, cofundador de los talibanes, como líder político.
    En primer plano también está el hijo del difunto mulá Omar, Mohammad Yakoob, y Sher Mohammad Abbas Stanikzai, vice jefe de la oficina política en Doha.
    Por lo demás no se filtra nada, salvo que no se habla de mujeres en el gobierno.
    En tanto la guerra propagandística va de la mano con la del cargo por la conquista de Panshir, donde se encaraman las fuerzas del Frente de Resistencia Nacional (Fnr) lideradas por Ahmad Massoud y el exvicepresidente Amrullah Saleh.
    Los talibanes anunciaron que sus fuerzas habían entrado en la capital provincial, Bazarak. Una noticia imposible de verificar, mientras que una fuente informó a Tolonews del asesinato, en un enfrentamiento con los talibanes en Panshir, del portavoz de la resistencia en Afganistán y conocido periodista, Fahim Dashti.
    Según un tuit de uno de los voceros de los estudiantes coránicos, Bilal Karimi, cayó el cuartel general de la policía y el Centro del Distrito de Rukhah.
    Pero la resistencia, informó al Jazeera, afirmó haber rodeado a "miles de terroristas" en Khawak Pass (en dirección noroeste) y que los talibanes abandonaron vehículos y equipos en el área de Dashte Rewak.
    Cerca de 1.500 talibanes fueron hechos prisioneros. Sin embargo, una apertura arribó desde Massoud.
    "El FNR acoge con agrado una resolución sobre un alto el fuego inmediato aprobada por el Consejo de los Ulema en Kabul", siempre que los talibanes "detengan sus ataques" y "retiren sus tropas", escribió en su cuenta de Facebook. Una situación que el jefe de estado mayor del ejército Estados Unidos, general Mark Milley, definió como "guerra civil" evocando el riesgo de una reanudación del terrorismo.
    "No sé si los talibanes logran gobernar, consolidar su poder -señaló-, pero veo una buena probabilidad para una extensa guerra civil que podría conducir a una reconstitución de Al Qaeda o un crecimiento del Estado Islámico (EI o ISIS, por sus siglas en inglés) u otros grupos terroristas".
    Y activa la alarma el asesinato de una mujer policía en la provincia central de Ghor, que evoca las siniestras imágenes del antiguo régimen talibán.
    La mujer, que trabajaba en la prisión local y estaba embarazada de ocho meses, fue baleada en su casa frente a sus familiares por hombres que, según un testigo, hablaban árabe y no pashto.
    Los familiares de la víctima señalaron con el dedo a los talibanes y entregaron fotos que muestran salpicaduras de sangre en la pared de la habitación y un cadáver con el rostro desfigurado, pero la reconstrucción de la dinámica es complicada por el miedo que lleva al silencio a los familiares.
    Un homicidio que marca una escalada de violencia contra las mujeres tras la represión, el sábado, con gases lacrimógenos y golpes con los cargadores de los fusiles en una manifestación en Kabul.
    Y desde mañana, estableció un decreto de los talibanes, las estudiantes podrán ir a la universidad solo con el rostro cubierto por sus niqabs y en clases estrictamente separadas en relación con el sexo.
    Los estudiantes coránicos en cambio quedaron al margen del asesinato de un erudito religioso llamado Rumi Obaidullah Mutawakel y uno de sus alumnos, secuestrado hace unos días y cuyos cuerpos fueron encontrados hoy.
    El portavoz Zabihullah Mujahid dijo que el doble asesinato no tiene nada que ver con los mujahidines del Emirato Islámico.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en