Revés electoral, se cae parlamento femenino

Tras un recuento de los votos las diputadas pierden la mayoría

El parlamento de Islandia, casi queda conformado por mayoría de mujeres
El parlamento de Islandia, casi queda conformado por mayoría de mujeres (foto: Ansa)
20:51, 26 sepREIKIAVIKRedacción ANSA

(ANSA) - REIKIAVIK, 26 SET - (Actualizada) Luego de unos resultados que la daban ganadora y la convertían orgullosamente en el primer país de Europa en tener un parlamento con mayoría femenina, en unas pocas horas Islandia perdió ese récord.
    De los 63 escaños en el Althingi, la asamblea unicameral islandesa, 30 estarán ocupados por diputadas, o el 47,6%, cuando antes parecía que las mujeres eran 33, es decir, por encima del umbral del 50%.
    El presidente de la comisión electoral, Ingi Tryggvason, de hecho anunció que tras el recuento en uno de los seis distritos de la isla, que también tiene un sistema electoral muy complejo, se reasignaron 3 escaños a los hombres.
    Ningún país del Viejo Continente ha cruzado jamás el umbral simbólico del 50 por ciento, pero ahora Islandia compite con Suecia por el récord en Europa con el 47% de diputados, según datos de la Unión Interparlamentaria.
    Dejando atrás a Europa los tres países que en el resto del mundo tienen más del 50% de representación femenina están Ruanda, que lidera con el 61,3% de mujeres en la cámara baja, seguida de Cuba (53,4%) y Nicaragua (50,6%).
    En Italia, en cambio, el porcentaje de electos a la Cámara es del 36,06%, en el Senado el 35,11%. El resultado de la votación de los islandeses es llamativo, pero detrás de él hay una cultura de igualdad de género que colocó al país en lo más alto del Foro Económico Mundial durante 12 años consecutivos.
    En Islandia, la licencia parental es la misma para hombres y mujeres, su primera ley sobre igualdad salarial se remonta a 1961 y para cancelar las desigualdades salariales residuales entre los sexos en 2018 se aprobó una ley que obliga a las empresas con más de 25 empleados una certificación que compruebe la igualdad de remuneración, no solo en términos de género sino también de etnia.
    Islandia también fue el primer país del mundo en elegir a una presidenta en 1980, la entonces Vigds Finnbogadottir, de 50 años, reelegida por tres mandatos más y en el cargo durante 16 años.
    También la actual primera ministra es mujer: Katrin Jakobsdottir, pero a ella la votación la dejó con un sabor amargo.
    Su partido Izquierda-Verdes perdió tres escaños y con un 12,6% pasó al tercer lugar detrás de sus dos aliados en la heterogénea coalición de gobierno formada por el Partido Progreso de Sigurour Ingi Johannsson (centro-derecha) y el Partido de la Independencia (conservador) del veterano de la política de la isla Bjarni Benediktsson.
    El Partido del Progreso es el gran ganador con el 17,3% de los votos, elevando sus escaños a 13, cinco más que los de 2017.
    Sin embargo, los conservadores del ex primer ministro Benediktsson se mantienen a la cabeza como primer partido con el 24,4% de los votos y 16 plazas.
    Una nueva geografía parlamentaria que reconfigura el equilibrio de poder en el gobierno y podría costarle el lugar a la primera ministra. Los dos partidos de derecha podrían ceder a la tentación de una coalición más homogénea con los centristas de la Reforma (cinco escaños) y/o del Centro (tres diputados).
    Pese a la popularidad de la primera ministra, que hizo que los impuestos sobre la renta sean más progresivos, aumentó el presupuesto de vivienda social y se amplió la licencia parental, su segundo mandato no ha sido cancelado. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en