Scholz, el líder sobrio que resucitó al SPD

Scholz, el líder sobrio que resucitó al SPD
Scholz, el líder sobrio que resucitó al SPD (foto: EPA)
22:42, 26 sepBERLINORedacción ANSA

(ANSA) - BERLINO, 27 SET - En la década de 1970 era un izquierdista de pelo largo: las tomas de la época distan mucho de las del sobrio y calvo de 63 años de hoy. Pero Olaf Scholz, un candidato del partido Socialdemócrata (SPD) a un paso de la cancillería, tiene la misma mirada felina que el joven de entonces.
    Y aunque venía del otro lado del campo, en las últimas semanas se ha inmortalizado con el "Raute" de Angela Merkel, el ahora icónico rugido del Mutti nacional, para dejar claro que es el verdadero heredero de la querida canciller.
    "Hago política porque sé hacerla, porque la disfruto y porque quiero hacer un aporte para que haya más justicia y más paz", se lee en un perfil de su blog.
    Aquí cuenta el entusiasmo de sus padres por Willy Brandt y Helmut Schmidt, de su militancia desde muy joven "en el único partido" capaz de luchar por la justicia y de su vínculo con Britta. "¿Qué es mi esposa para mí? Todo." Con ventaja en todas las encuestas preelectorales y muy por delante en los primeros resultados, el ex alcalde de Hamburgo está decidido a convertirse en el próximo Bundeskanzler después de haber revivido la suerte de los socialdemócratas. Esto garantizaría una cierta continuidad de estilo, después de los 16 años de Merkel: el actual ministro de Hacienda, además de vicecanciller, es una persona sumamente mesurada y de pocas palabras.
    Nacido en Osnabrück en 1958, pero bautizado en Hamburgo, Scholz vive en Potsdam.
    El abuelo era ferroviario, de estudiante se comprometió de inmediato como portavoz, a los 17 ingresó al SPD, convirtiéndose en vicepresidente de los jóvenes socialdemócratas de Jusos (1982-88), luego de la Juventud Europea (1989) y finalmente diputado en el Bundestag (1998).
    Sin embargo, antes de comprometerse con la administración, Scholz fue abogado laboralista, después se convirtió en senador en Hamburgo en 2001 y alcalde en 2011.
    Durante siete años gobernó la ciudad hanseática, entre los éxitos, la inauguración de la prodigiosa Filarmónica del Elba sobre todo, y momentos difíciles, como cuando en el G20 de 2017 la ciudad fue devastada por anti-cumbres y el alcalde tuvo que asumir la responsabilidad.
    Desde 2017 es Ministro de Hacienda (pero su primera experiencia en un ejecutivo federal se remonta a 2007, en el Departamento de Trabajo).
    En la legislatura saliente, Scholz manejó la crisis pandémica con paquetes de recursos más que generosos, que evitaron la temida ola de quiebras en Alemania.
    Y se dedicó a una fuerte solidaridad en Europa, apoyando el camino del Fondo de Recuperación y la mutualización de la deuda: el tema que todavía da urticaria a los conservadores.
    La salida de escena de Merkel y los errores de los Verdes en la campaña electoral trajeron un consenso inesperado al vicecanciller, percibido de repente con otros ojos por los votantes.
    "Estoy conmovido", confesó en un mitin. Con él, los alemanes también tendrían un canciller al que le encanta "leer mucho y con pasión" y que practica mucho deporte: corre al menos dos o tres veces a la semana, en cuanto puede hace piragüismo, trekking y está feliz de andar en bicicleta. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en