SPD lograba una ventaja en ajustado resultado electoral

Scholz y Laschet quieren una nueva coalición antes de Navidad

SPD election party after German general elections (foto: EPA)
22:38, 26 sepBERLINORedacción ANSA

(ANSA) - BERLINO, 27 SET - Angela Merkel abandona la línea del frente y los alemanes observan con gran expectación los ajustados resultados de las elecciones federales que daban una victoria al Partido Socialdemócrata alemán (SPD), pero con una muy leve ventaja, mientras que para la Unión Demócrata Cristiana (CDU), se trataba de una derrota en comparación con hace cuatro años.
    Y esto hizo declamar a un emocionado Scholz, saludado con una larga ovación en el Willy Brandt Haus, que "la velada será larga, pero una cosa está clara: los ciudadanos quieren un cambio. Y piden que el nombre del próximo canciller sea Olaf Scholz".
    Entre los conservadores de la Unión, sin embargo, Armin Laschet tomó la palabra para frenar el entusiasmo del SPD: demasiado pronto, advirtió.
    "El resultado por ahora no está nada claro. Haremos todo lo posible para formar un gobierno liderado por la Unión".
    El líder de la CDU, Laschet, tuvo que admitir que "no puede estar contento con el resultado", la caída es de casi nueve puntos respecto a hace cuatro años. Y la bofetada definitiva llega cuando se constata también la conquista del SPD para la circunscripción uninominal de Rügen, en el estado de Mecklenburg-Vorpommern, que Merkel había ganado 8 veces seguidas desde 1990.
    Pero en este punto incluso los aliados bávaros respaldan al débil candidato, con Markus Soeder, descontento también con el desempeño en Baviera, pidiendo "una coalición de razonabilidad liderada por los conservadores".
    Y todos, tanto Scholz como Laschet, presionan por la formación de una nueva coalición de gobierno "antes de Navidad".
    Según las proyecciones dadas a conocer por el canal público de la Zdf, los socialdemócratas están a la cabeza con un 26% (+5,5 respecto a 2017), seguidos de la Unión con un 24,2% (-8,7).
    En tercer lugar están los Verdes con un 14,3% (+5). Los liberales consiguieron el 11,5% (+0,8). La ultraderecha de Afd obtendría un 10,6% (-2) mientras que la izquierda de Linke se detiene en 5 (-4,2%), peligrosamente en el umbral mínimo para entrar en el Bundestag.
    Más allá de las relaciones de fuerzas dentro de los partidos, está claro, sin embargo, que el SPD de Scholz está celebrando un gran éxito después de años de decepción -la Sueddeutsche Zeitung le dedica un perfil titulado "Un héroe llamado Olaf"- así como los Verdes de Annalena Baerbock, quien también tenía otras expectativas iniciales.
    Para la Unión, este 26 de septiembre marca un golpe histórico, que la Adenauer Haus intenta justificar con el fracaso del premio de canciller, por la salida de Merkel de la escena.
    Lista para reclamar un gran "éxito histórico" estaba, pues, la verde Baerbock, quien admitió que "esta vez no fue suficiente con conquistar la cancillería" pero "tenemos un mandato para el futuro".
    "Nos hubiera gustado más. Pero tomamos el campo para participar en el gobierno del país. Y seguiremos luchando por una gobernanza climática", resaltó.
    También el liberal Christian Lindner exultó: "De las urnas sale una señal clara, los votantes quieren un gobierno de centro".
    En el balance de la próxima coalición, el líder del Partido Demócrata Libre (FDP) dejó la puerta abierta tanto para una coalición "semáforo" (con SPD y Verdes) como para la llamada "Jamaica", con Unión y Verdes, la que él preferiría. Mientras que los conservadores se regocijaron unánimemente por el magro resultado de Linke, que quita definitivamente el espectro de una coalición rojo rojo-verde. Excluyendo, por tanto, a un gobierno con la izquierda y la Gran Coalición (Groko) saliente que los socialdemócratas rechazaron hace mucho tiempo -quieren ver finalmente a la CDU y a la Unión Social Cristiana (CSU) en la oposición-, las opciones actualmente sobre la mesa son, por tanto, una coalición "Ampel" entre SPD, Verdes y los liberales, y la ya mencionada Jamaica, que Lindner hizo estallar hace cuatro años.
    Pero será sólo la noche la que traerá resultados más concretos sobre los que pensar: pesa el voto por correo, cuyo recuento también podría cambiar el panorama.
    En tanto el verde Robert Habeck y Lindner acuerdan un esquema diferente: primero se tratarán entre sí, para sondear los puntos en común, y luego abrirán la mesa a los demás.
    La impresión es que los más pequeños podían elegir si el canciller debía ser Scholz o Laschet. Las dudas sobre el nombre del ganador circulan en los sitios alemanes.
    Spiegel escribió: Scholz ganó, pero ¿qué valor tiene? Y del líder de la Unión pregunta: "¿Caerá en la cancillería?" Está claro que los juegos permanecerán abiertos durante mucho tiempo.
    Los dos aspirantes a Bundeskanzlerin se han dado un tiempo generoso: el gobierno tendrá que nacer antes de Navidad. Merkel podría haber tenido tiempo para superar la longevidad política de Helmut Kohl si permaneciera en el cargo hasta el 17 de diciembre.
    La jornada electoral también vio otro tira y afloja entre el SPD y los Verdes, por el mandato de alcalde de Berlín, finalmente ganado por la exministra de la Familia Socialdemócrata Franziska Giffey, quien había dejado el gobierno federal en mayo por haber sido acusada de plagio en el doctorado.
    La victoria de Manuela Schwesig (Spd) en el estado de Mecklenburg-Vorpommern fue en cambio triunfal, ganando el 39,3% de los votos, dejando a la ultraderecha de Afd con el 17,3%.
    También aquí la CDU recibió una paliza, colapsando hasta el 13,2%. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA