"A Duque le quedó grande gobernar"

Duras críticas al Presidente por su ego y falta de liderazgo

"A Duque le quedó grande gobernar", dijo Ingrid Betancourt (foto: EPA)
21:42, 27 sepBOGOTAPor Oscar Escamilla

(ANSA) - BOGOTA 27 SEPT - A Iván Duque le "quedó grande" la Presidencia, aseguró este lunes Ingrid Betancourt, la excandidata a jefe de Estado y rehén durante más de seis años de las FARC, quien retornó a Colombia y habló en un foro académico de sus miedos, sus sueños y sus dolores.
    Según la excongresista, el problema del actual mandatario es su "ego" y estar mal rodeado, dado que ha hecho del gobierno un "club de amigos" sin mayores virtudes para encarar las dificultades de un país complejo y difícil.
    Ante un foro de estudiantes y académicos en la Universidad Externado de Bogotá, Betancourt calificó hoy a Duque como "una persona amable que creo tiene buenas intenciones", pero "la gente que lo rodea me parece que no está a la altura de los desafíos del país; es como un club de amigos y Colombia se merece más que eso", disparó.
    Para la excandidata presidencial, secuestrada el 23 de febrero de 2002 por las antiguas FARC y liberada en un operativo militar el 2 de julio de 2008, Duque "tiene un enemigo que es su ego", que definió como "lo que no nos permite ir al otro, lo que nos encierra, lo que nos deforma la realidad".
    "Creo que le quedó grande la presidencia", apuntó la excandidata sobre el mandatario colombiano.
    Al ser consultada por otros dirigentes de su país, Betancourt no ocultó su admiración por los expresidentes Juan Manuel Santos y Alvaro Uribe, aunque con ciertas reservas sobre este último.
    Sobre Santos, la excongresista advirtió que no podía ser "objetiva", ya que "es una persona que yo quiero mucho, fue mi jefe, vi como trabajaba, me sacó de la selva, le debo mi vida y mi libertad, y lo admiro por la paz que logró para Colombia".
    De Uribe dijo que a pesar de que se resistió a negociar su liberación durante su gobierno fue el "único" que en su momento "supo entender lo que necesitaba Colombia", que era "derrotar a las FARC militarmente", lo que a ella misma le generó admiración.
    Sin embargo, aseguró que el exmandatario se desdibujó cuando se convirtió en un obstáculo para el acuerdo de paz con las FARC, con su negativa a aceptar una negociación por fuera de sus planeamientos.
    "Para mí Uribe es una oportunidad perdida", opinó.
    Sobre la actualidad de su país, que está a ocho meses de elegir en las urnas al sucesor de Duque, confió en que sea una "pequeña ventana" de oportunidad para "enfrentar a esta hiedra de siete cabezas que ha saqueado el país y que tenemos que derrotar", en referencia explícita a la dirigencia política local corrupta.
    "Estamos secuestrados de esas mafias" políticas, aseguró, al advertir que para superar este momento se necesita de un "proyecto colectivo" y se apartó de los caudillos y los políticos mesiánicos.
    Sostuvo que tanto la pandemia como el acuerdo de paz pusieron a reflexionar a una parte del país sobre "lo social" y añadió que el problema que debe resolver el próximo jefe de Estado es la pobreza y la corrupción.
    Sobre su respaldó político para las presidenciales, Betancourt dijo que pese a haber estado en 2018 del lado del izquierdista y opositor Gustavo Petro, favorito en este momento en los sondeos, este año estaba con el colectivo que se autodenomina "colación de la esperanza", integrado por dirigentes de centro y centroizquierda.
    También soñó en voz alta con que se una a esa coalición el exministro de Salud y académico Alejandro Gaviria. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en