Chile acusa a Bolivia, no pone empeño

Santiago, "mucha ayuda de coyotes" para cruces fronterizos

14:42, 30 sepSANTIAGO DE CHILERedacción ANSA
(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 30 SET - El delegado del gobierno chileno en la región de Tarapacá, Miguel Angel Quezada, acusó a Bolivia de no hacer "ningún esfuerzo para que la gente no cruce" la frontera hacia su país, en un nuevo giro de la crisis fronteriza.
    En el extremo norte chileno, limítrofe con Perú y Bolivia, se ha reportado un violento enfrentamiento con la población local y humillantes agresiones.
    El fin de semana la policía desalojó a venezolanos de una plaza de Iquique y al día siguiente una marcha convocada al lema de "No+Inmigrantes" culminó con la quema de las pocas pertenencias de los extranjeros, imágenes que tuvieron un impacto profundo.
    El ingreso por los pasos ilegales -altamente peligrosos- ha tenido un alza sostenida en los últimos cuatro meses y desde organizaciones de venezolanos instalados en Chile llamaron al gobierno de Sebastián Piñera a modificar la política migratoria.
    En febrero pasado el Ejecutivo anunció el Plan Colchan que buscaba aumentar el control fronterizo presencial y la expulsión de aquellos que hayan ingresado de forma irregular.
    El delegado gubernamental, Miguel Angel Quezada, afirmó hoy que "hay mucha ayuda de los llamados 'coyotes'".
    "Tenemos 300 kilómetros de frontera con Bolivia y Bolivia no hace ningún esfuerzo para que la gente no cruce", declaró Quezada a radio Cooperativa, lo cual, en su opinión, vuelve fundamental "el despliegue del Ejército con Carabineros".
    "Partimos con 18 carabineros que hacían resguardo de la frontera, hoy hemos duplicado eso, tenemos 40, y para poder llevar a 40 más que estamos subiendo, necesitamos una habitabilidad", señaló.
    Sostuvo que el control de la migración "es un desafío de Sudamérica", y que el canciller, Andrés Allamand, lo "está liderando por encargo de nuestro Presidente Sebastián Piñera, y en eso se está trabajando en conjunto con otros países y estamos en una línea de colaboración".
    No obstante, dijo, hay que "ir al origen de todo esto, que es la crisis social, económica y política de la dictadura de (Nicolás) Maduro".
    En cuanto a los hechos del fin de semana, aseveró: "los tarapaqueños nos hemos hecho de la migración en distintas partes de la historia, y ese incendio que se produjo, no es el reflejo de lo que es la gente de Tarapacá".
    Y agregó: "es una crisis que ni los tarapaqueños, ni los chilenos creamos, y tenemos que unirnos en torno a una solución, que tiene que pasar también por tener leyes. Tenemos que entrar en una discusión respecto de lo que queremos para Chile en el tema de migración".
    La presidenta de la Asociación Venezolana en Chile, Patricia Rojas, sostuvo que "si el Gobierno de Chile no reconoce que tiene esta crisis de personas desplazadas, forzadas, por lo tanto, son refugiadas, poco o nada podemos hacer como sociedad", Mariana Zalchendler, presidenta dela Comisión Presidencial para la Diáspora Venezolana en Chile y residente en Iquque, expreso que "el 15 de septiembre advertimos que la situación estaba delicada".
    "¿Por qué la municipalidad?, ¿por qué el gobierno regional, esperaron a que ocurriera esto para tomar cartas en el asunto? Porque ahora sí hay pasajes para salir de Iquique, ahora sí los vamos a trasladar. Tenían que esperar este colapso, porque aquí hay xenofobia y endofobia".
    La socióloga de la Universidad de Tarapacá, Carolina Stefoni, indicó que "hay que abordar la convivencia. No se puede dejar a la gente dejada a su suerte y hay que generar albergues transitorios, pero que puedan estar ahí con apoyo y trabajar con la comunidad de origen. Los vecinos de esta zona también tienen que ver que las autoridades toman medidas" Para la profesional, hay que tener "una política de acogida y no de rechazo, de expulsión".
    El Servicio Nacional de Menores (Sename) de Tarapacá informó que entre marzo de 2020 hasta la fecha, 81 menores han ingresado al país sin el acompañamiento de un adulto. Sólo en septiembre de este año, se ha registrado a 444 niños, niñas, y adolescentes entrando a territorio chileno, sin contar a quienes no se han autodenunciado.
    El Gobierno anunció el miércoles que en "octubre se abrirán centros de primera atención de primera acogida de niños, niñas y adolescentes migrantes, junto con sus familias".
    "Con condiciones adecuadas en la comuna de Colchane para que las familias puedan tener un espacio de unas primeras 24 horas, ojalá no más allá de ello, para después destinar su traslado a Iquique o donde sea pertinente", comunicó la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar.
    Según el Gobierno, este plan estima entregar atención a 3.600 menores en los próximos 12 meses. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en