Lanzan en Chile obra de feminista italiana

Pese a que Fortunati escribió en 1981, está plenamente vigente

10:38, 19 sepSANTIAGO DE CHILERedacción ANSA
(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 19 SET - El libro traducido al español de la autora feminista italiana Leopoldina Fortunati, "El arcano de la reproducción. Amas de casa, prostitutas, obreros y capital", fue lanzado en Chile bajo el sello de Tiempo Robado Editoras.
    El libro explora las similitudes y diferencias entre la explotación capitalista ligada a la producción de mercancías y a la de la reproducción, es decir, la producción de la fuerza de trabajo, "la preciosa mercancía de la que depende toda la acumulación capitalista", señala la autora.
    Aunque retoma las categorías propuestas por Karl Marx, critica la exclusión que hace del trabajo reproductivo y plantea una comprensión diferente de las relaciones al interior de la familia, poniendo de manifiesto su función capitalista. En otras palabras, entrega herramientas para la comprensión del lugar del trabajo doméstico en el sistema capitalista.
    Si bien fue escrito en 1981, fue traducido al inglés en 1995 y al español recién en 2019. Esta es una edición revisada de esa primera traducción, que incluye además un prólogo escrito especialmente para esta edición por la feminista ítalo estadounidense Silvia Federici.
    Leopoldina Fortunati es una reconocida teórica y autora italiana, académica de Sociología de la Universidad de Udine, militante feminista y de Potere Operaio, considerada una de las principales referente de la corriente del feminismo autónomo.
    La editora chilena Claudia Marchant expresó a ANSA que no solamente tardó la traducción al español sino también al inglés y otros idiomas. Esto "se debe, dijo, a que la crítica del contenido de Leopoldina, que viene de luchas feministas de fines de los 70 y comienzos de los 80, era reconocer el trabajo doméstico como parte de la acumulación capitalista".
    Agregó que "ese aspecto clave tiene que ver con una campaña de un salario para el trabajo doméstico, que es distinto a lo que se dio después donde se pide un mayor reconocimiento para pasar a la igualdad de género, igualdad de condiciones con los hombres".
    Fortunati critica además que este aspecto del trabajo doméstico no remunerado funcional al sistema capitalista y a su ideología pero que Marx también lo dejó fuera.
    Marchant recalcó que la publicación de Leopoldina "es sobre todo una herramienta para entender una realidad, utiliza las nociones del marxismo para analizar la situación y la forma de acumulación del sistema capitalista y entrega herramientas para comprenderlas".
    Añadió que "es un texto de estudio que se espera sea conversado, discutido en talleres para comprender o tener una perspectiva del lugar de las mujeres en las sociedades capitalistas".
    Consultada cómo un texto de hace 40 años sigue vigente después de las luchas feministas que se han intensificado en los últimos años a la luz de ¿N una menos? O "Me too", la editora coincidió en que pese a los "avances que ha habido, es tan poco lo que se ha avanzado".
    Como editoras de Tiempo Robado, publicaron hace poco "Torcer la palabra, escritura obrera feminista", que es una complicación de textos de periódicos de principios del siglo XX.
    "Si los lees estamos igual, efectivamente nadie puede desconocer avances en algunas sociedades y en otras, retrocesos, sin embargo, las condiciones, que es lo que plantea Leopoldina, en que se ven las mujeres producto de la pandemia que han debido volver al hogar con triple carga laboral, de profesoras, cuidadoras, y además tener que realizar un trabajo vía Zoom, vuelve a poner de manifiesto que el lugar de la mujer no ha cambiado y ha vuelto a precarizarse", graficó.
    Marchant estima que las movilizaciones feministas, particularmente en Chile, "le han dado fuerza y lugar y han abierto espacio a estos textos".
    Acotó que recién en las campañas se está planteando que el trabajo doméstico debe ser remunerado, "porque sirve y es fundamental para el capitalista, que cuando entra un obrero en su fábrica, ese salario sirve para dos personas, para el obrero y su mujer que está en el hogar, que lo cuida, lo alienta, le da satisfacción sexual, le plancha la ropa, etc, ese trabajo no es reconocido y ese trabajo, no es amor, es trabajo". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en