Se hai scelto di non accettare i cookie di profilazione e tracciamento, puoi aderire all’abbonamento "Consentless" a un costo molto accessibile, oppure scegliere un altro abbonamento per accedere ad ANSA.it.

Ti invitiamo a leggere le Condizioni Generali di Servizio, la Cookie Policy e l'Informativa Privacy.

Puoi leggere tutti i titoli di ANSA.it
e 10 contenuti ogni 30 giorni
a €16,99/anno

  • Servizio equivalente a quello accessibile prestando il consenso ai cookie di profilazione pubblicitaria e tracciamento
  • Durata annuale (senza rinnovo automatico)
  • Un pop-up ti avvertirà che hai raggiunto i contenuti consentiti in 30 giorni (potrai continuare a vedere tutti i titoli del sito, ma per aprire altri contenuti dovrai attendere il successivo periodo di 30 giorni)
  • Pubblicità presente ma non profilata o gestibile mediante il pannello delle preferenze
  • Iscrizione alle Newsletter tematiche curate dalle redazioni ANSA.


Per accedere senza limiti a tutti i contenuti di ANSA.it

Scegli il piano di abbonamento più adatto alle tue esigenze.

Italia se opone a Macron por el envío de tropas a Kiev

El Kremlin adviertió: "La guerra con la OTAN sería inevitable"

PARIS, 27 FEB, 27 febrero 2024, 17:10

Por Luca Mirone

ANSACheck

Italia se opone a Macron por el envío de tropas a Kiev © ANSA/EPA

El envío de tropas occidentales a Ucrania, por el momento, sigue siendo un tema tabú: efectivamente, el planteamiento al respecto del presidente francés, Emmanuel Macron, en la cumbre de París sobre las ayudas a Kiev, fue frenado por Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y varios estados miembros, incluidos Italia y Alemania.
    París corrigió entonces su objetivo, y aclaró que los militares europeos en el terreno no serían "beligerantes", pero el Kremlin no tardó en dar sus advertencias ante el nuevo escenario deslizado por el gobierno francés: en ese caso, un conflicto directo con la OTAN sería "inevitable".
    Entretanto, desde Kiev hubo una reacción positiva, pues la apertura francesa se considera "una buena señal".
    Después de haber desertado de la reunión del G7 presidida por la premier italiana, Giorgia Meloni, en Kiev, Macron volvió a levantar el perfil al reunir a los aliados en París (con Volodymyr Zelensky conectado por videollamada) para relanzar el apoyo a Ucrania, ahora en su tercer año de guerra.
    El presidente francés anunció el nacimiento de una coalición para suministrar misiles y bombas de medio y largo alcance a Kiev, pero fue aún más lejos.
    De hecho, sostuvo que, para "impedir la victoria de Rusia" ya no se debe "excluir" el envío de soldados occidentales en el futuro.
    Macron explicó, no obstante, que "hoy no hay consenso oficial sobre las tropas terrestres".
    Pero el mandatario estadounidense, Joe Biden, fue claro en el hecho de que Estados Unidos "no enviará soldados a luchar en Ucrania".
    Así lo afirmó una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, y añadió que el presidente cree que la "victoria" requiere ayuda a Kiev bloqueada en el Congreso.
    "Ni siquiera la OTAN tiene planes en esa dirección, aseveró, por su lado, el Secretario General Jens Stoltenberg.
    En el frente de la UE, un portavoz de la Comisión precisó que la cuestión "no fue discutida".
    Pero el canciller alemán, Olaf Scholz, sin embargo, fue preciso: "Lo que se decidió entre nosotros desde el principio sigue siendo válido para el futuro", es decir, "no habrá tropas sobre el terreno, ni soldados enviados por los estados europeos o los Estados de la OTAN en suelo ucraniano".
    Una posición reafirmada también por el Palacio Chigi (sede del gobierno italiano) en una nota, que recordó que, "desde la agresión rusa, hace dos años, hubo plena cohesión de todos los aliados en el apoyo que se debe ofrecer a Kiev".
    Y "este apoyo -subrayó- no contempla la presencia de tropas de los Estados europeos o de la OTAN en territorio ucraniano".
    En la misma línea están España y los países del bloque de Visegrado, incluida Polonia, que nunca ha escatimado en ayuda militar a Kiev.
    La posición de Londres es menos clara y descarta únicamente el envío de soldados "a gran escala".
    Hasta ahora, los británicos se limitaron a enviar instructores o asesores militares a Ucrania.
    El rechazo sustancial recibido por los socios europeos (entre los que se encuentra también el Vaticano) empujó al gobierno francés a desarrollar mejor el argumento de Macron.
    La posible presencia futura de tropas occidentales en Ucrania "no sobrepasaría el umbral de la beligerancia", explicó el ministro de Asuntos Exteriores, Stéphane Séjourné, imaginando un respaldo a los ucranianos para la desactivación de minas, así como trabajos en el sector "cibernético" y "producción de armas en el lugar".
    Un comunicado de la presidencia francesa aclaró, más tarde, que el propio Macron "dijo que quería evitar cualquier escalada".
    La posibilidad de que hubiera soldados occidentales sobre el terreno, como se esperaba, provocó reacciones opuestas entre Moscú y Kiev.
    El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, afirmó que "en ese caso, no debemos hablar de probabilidad, sino de inevitabilidad" de un conflicto militar directo entre la OTAN y Rusia.
    Por el contrario, el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak habló de "una buena señal".
    Y aunque reconoció que se trata "solo de una propuesta", añadió que "la declaración del presidente francés claramente lleva el debate a otro nivel".
    Mientras, Zelensky voló a Riad para reunirse con el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman.
    Entre los temas hablados, se desató la fórmula de Paz desarrollada por los ucranianos y los prisioneros de guerra.
    ;
   

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © Copyright ANSA

Imperdibles

Compartir

O utilizza

Ùltimo momento

404 Not Found

404 Not Found


nginx